Una etapa de final exigente y para disfrutar “con responsabilidad”

el público no podrá acceder a las rampas de arrate, y la diputación llama “a respetar la distancia” en el resto del recorrido

17.10.2020 | 00:53

donostia – Las jornadas ciclistas con final en el Santuario de Arrate siempre supondrán un caramelo para los aficionados vascos al ciclismo. Un caramelo que, en esta ocasión, podrán degustar solo a medias. El acceso el martes a las rampas de la cima eibartarra estará completamente restringido. Y los seguidores deberán contentarse con animar al pelotón ubicados en algún punto del resto del recorrido, "con responsabilidad y respetando la distancia", según solicitó ayer el diputado de Cultura y Deporte de Gipuzkoa, Harkaitz Millán.

Quedará así algo descafeinada una jornada sumamente dura si tenemos en cuenta que se trata de la primera etapa de una vuelta grande. El trayecto entre Irun-Arrate fue inicialmente programado para ser el cuarto de la ronda estatal. Pero la pandemia provocó en su día la suspensión del arranque de la prueba en tierras neerlandesas, un arranque que iba a implicar la disputa de las tres primeras etapas en el norte de Europa, con la localidad de Utrecht como epicentro. Canceladas estas sin que la organización las haya sustituido, la jornada guipuzcoana de la Vuelta servirá para abrir la competición, y todo apunta a que otorgará el primer maillot de líder a uno de los ciclistas fuertes del pelotón. Cabe destacar que las ascensiones a Udana (por Legazpi), Kanpazar y Elgeta precederán a la subida final a Arrate, en un trazado de epílogo muy exigente.

prudencia Harkaitz Millán admitió ayer que a los organizadores e instituciones implicadas les habría gustado que todo el entusiasmo que genera el ciclismo entre los seguidores locales se hubiera plasmado en "ánimos de los aficionados al paso del pelotón" en Arrate, pero este año, debido a la pandemia, "la prudencia manda" y solo se podrá disfrutar la Vuelta "con responsabilidad y distancia".

Los ciclistas vivirán el banderazo de salida real justo antes de empezar a subir Gaintxurizketa, para luego cruzar Errenteria, Pasaia y Donostia y tomar la carretera de la costa hasta Zumaia. Desde allí pondrán rumbo a Azpeitia por Zestoa, recorriendo la carretera que une Azkoitia con Zumarraga y encarando la citada subida a Udana, previa al tramo más duro y decisivo.

La salida real tendrá lugar justo al iniciarse la subida a Gaintxurizketa; la carrera abandonará la costa en Zumaia, rumbo al interior