Copa princesa

Exhibición defensiva y título

El Delteco Gipuzkoa basket anula con su trabajo al Valladolid y se proclama campeón tras una trabajada victoria en la que Johnny Dee volvió a ser clave

05.02.2020 | 06:30
Los jugadores y técnicos del Delteco Gipuzkoa Basket celebran el título en la cancha de Pisuerga.

Valladolid55

Delteco GB62

VALLADOLID Leimanis (8), Federico-Azad (3), Bartley (20), De la Fuente (4), Aboubacar (6) -cinco inicial- Mackenzie (2), Torres (1), Expósito (0), Granado (3) y Adekoya (8).

DELTECO GIPUZKOA BASKET Oroz (6), Dee (17), Sollazzo (10), Murphy (2), Rozitis (7) -cinco inicial- Mikel Uriz (6), Motos (2), Jawara (11) y Olaizola (0).

Parciales 11-17, 18-13, 10-20 y 16-12.

Árbitros López Herrada, Albacete Chamón y Fernández Carretero.

Incidencias Final de la Copa Princesa disputada en el Polideportivo Pisuerga.

El Delteco Gipuzkoa Basket asaltó Pisuerga y se proclamó campeón de la Copa Princesa en un partido cerrado, trabado y poco vistoso que decantó a su favor exhibiendo un nivel defensivo muy alto. La misma arma que le ha hecho ganar muchos partidos en la LEB Oro permitió ayer al conjunto guipuzcoano hacerse con un título que, si bien no tiene una gran recompensa práctica -simplemente asegurarse el factor cancha en una hipotética primera eliminatoria de play-off- supone un espaldarazo moral y confirma el buen trabajo que están haciendo Marcelo Nicola y los suyos, que ya tienen esta Copa en el bolsillo y buscarán en mayo el premio gordo: ascender a la Liga ACB.

Tuvo mérito la victoria conseguida por el Delteco GB. Nadie había ganado esta temporada en Pisuerga y el equipo guipuzcoano lo hizo dejando en apenas 55 puntos a un equipo que promedia más de 80 en sus partidos de LEB Oro. No fue tampoco el mejor día en ataque de los de Nicola, pero supieron aferrarse a su defensa para maniatar durante muchos minutos a los hombres de Hugo López, que dieron la sensación de acusar su partido del pasado viernes en Melilla, donde perdieron después de dos prórrogas. Además, es la primera vez que el equipo visitante gana la Copa Princesa. Y luego está el hecho de ganar, de conseguir títulos, algo que agradece más que ningún otro club el Gipuzkoa Basket, demasiado acostumbrado a las decepciones los últimos años.

Hizo un partido serio, aunque sin brillo, el Delteco GB, que siempre fue por delante en el marcador, ya que abrió distancias con un fulgurante inicio de 0-8 comandado, cómo no, por Johnny Dee. El escolta norteamericano volvió a ser el mejor, un día más. Sus doce puntos en los dos primeros cuartos (acabó con 17) sirvieron para abrir hueco. El mejor jugador de la LEB Oro -condición que quizás le puede discutir Frank Bartley, escolta del Valladolid que se fue hasta los 20 puntos- es el hombre que marca las diferencias para el conjunto guipuzcoano, que está acusando, eso sí, una excesiva dependencia de su tirador. Exceptuando sus tres triples, el resto del equipo hizo un 1/18 en lanzamientos de tres, con un preocupante 0/7 por parte de Alex Murphy. Dentro de las buenas noticias que está dejando la temporada y el óptimo rendimiento de las últimas semanas, conviene tener en cuenta el bajón anotador que están registrando varios jugadores, a los que conviene recuperar cuanto antes.

Ayer, eso sí, bastó con Dee y con la defensa. Porque el Delteco GB volvió a exhibir una defensa muy, muy buena, comandada por un Xabi Oroz enorme en estas funciones, ya fuera secando al base de turno o a Bartley. El capitán se ha hecho tan importante que ya es el base que más juega, por encima de Mikel Uriz y de Bruggeman (el estadounidense ni saltó a la cancha), condición que solo le podrá discutir Reed Timmer cuando se recupere de su lesión. El juego interior también brilla en defensa y entre Rozitis, Jawara y Olaizola secaron a Aboubacar. La conclusión es que el Valladolid se quedó prácticamente sin argumentos.

El 0-8 inicial dio paso al 13-23 al inicio del segundo cuarto, momento en el que el Valladolid reaccionó situando el 29-30 al descanso. Esa ventaja mínima hacía prever un tercer cuarto de poder a poder, pero no fue así porque el Delteco GB lo abrió con un triple de Dee y luego surgieron Jawara y Sollazzo para aumentar la renta hasta el 33-46. Mención especial para el alero, que cada día que pasa se confirma como un jugador importante y muy completo, capaz de hacer muchas cosas. Si Motos tiene un día gris, como fue el caso ayer, Sollazo le suple perfectamente. La amplia plantilla es una de las fortalezas de este Delteco GB.

El citado 33-46, que se convirtió en 39-52 en el minuto 32, parecía decidir el choque, pero el Valladolid sacó fuerzas de flaqueza y, apoyado por un Pisuerga lleno, amagó con remontar, ya que se puso a solo dos puntos (55-57) a menos de tres minutos para el final. Fueron momentos de confusión en el equipo guipuzcoano, que se quedó sin nadie que anotara. Pero Oroz culminó un contraataque tras una buena defensa y luego Jawara sentenció con dos tiros libres. La Copa Princesa ya no se le escapaba al Delteco GB, que se llevó una alegría en Valladolid que debe servirle como impulso para lo que le queda: asaltar el liderato del propio Valladolid.