Las dos paredes de Mikel Linacisoro

15.11.2020 | 02:20
Mikel Linacisoro es uno de los jóvenes valores de la escalada vasca. Foto: Philippe Joanteguy

Aunque está centrado en la escalada de competición, el bergararra logra con 'Obaba' el segundo 9a de su vida

mikel Linacisoro (Bergara, 2000) es capaz de mover 75 kilos por una pared casi lisa usando tan solo los dedos de las manos y sus pies. Incluso por líneas en las que apenas hay donde agarrarse o donde el cuerpo cuelga boca abajo de dos o tres falanges, el guipuzcoano avanza como si fuera ligero, casi etéreo. Y es que, a pesar de su juventud, Linacisoro es ya una referencia estatal en este deporte, donde destaca sobre todo en la especialidad de dificultad, puesto que ya atesora en su palmarés dos 9a. Pero su sueño, como el de cualquier joven deportista, es acudir a unos Juegos Olímpicos. Así que, aprovechando que el COI reconoció que la escalada sería por primera vez olímpica en Tokio, se prepara a conciencia para ello. De hecho, puede que la cita japonesa le llegara demasiado pronto tanto al guipuzcoano como a la escalada estatal, que todavía carece de una infraestructura y una base de calidad; pero París 2024 es la cima a la que quiere llegar Linacisoro. Para ello, el deportista de Basque Team sabe que tiene que mejorar la velocidad –en los Juegos el ganador lo decidirá el cronómetro y no la vía, ya que todos los participantes se enfrentarán a la misma pared de 15 metros, con el mismo ángulo y las mismas presas–, aunque el COVID-19 no lo está poniendo fácil.

Y es que las nuevas medidas sanitarias adoptadas por el Gobierno vasco han puesto en jaque a la escalada indoor. A muchos rocódromos que han visto cómo las restricciones han vaciado sus instalaciones. El cierre a las 21.00 horas, los aforos al 40% de su capacidad, el uso de la mascarilla, la distancia de seguridad y la imposibilidad de reunir a grupos de más de seis personas han provocado que incluso los deportes individuales como la escalada se vean afectados. Asimismo, la pandemia no solo está frenando la ascensión de los rocódromos, sino también las competiciones oficiales.

De hecho, Linacisoro tenía previsto acudir el pasado octubre al Campeonato de Europa que se celebraría en Moscú y otorgaría dos plazas para los Juegos de Tokio, pero su cancelación y las recomendaciones anticovid de evitar los espacios cerrados llevaron al guipuzcoano al aire libre de la cueva de Baltzola. A la escalada más natural. A la roca. Ahí, Linacisoro firmó Obaba, el segundo 9a de su carrera. "Como ya es oficial que no vamos a competir en el Campeonato de Europa, vamos a ponernos serios con los proyectos en roca. Súper feliz por haber hecho una rápida ascensión de esta increíble línea", reconoce.

Cierto es que la línea de Baltzola comenzó siendo un 8c, sin embargo, con el paso del tiempo, la ruptura de algunos cantos importantes y la retirada de varios anclajes provocaron la subida de nivel de esta histórica vía: "Puede que no sea el 9a más duro del mundo, pero creo que está bien calificado". Así pues, aunque la intención del deportista de Basque Team es potenciar la escalada en su versión competitiva, las circunstancias le llevaron de nuevo a los orígenes. De hecho, Obaba no es el primer 9a que consigue el guipuzcoano puesto que ya se estrenó en el noveno grado allá por 2016, cuando con apenas 15 años consiguió la repetición de Begi Puntuan en Etxauri, una línea lograda antes por grandes como Patxi Usobiaga o Eneko Pou. Fue entonces cuando Linacisoro saltó al escenario como una de las grandes promesas de la escalada estatal.

escalada olímpica Sin embargo, romper récords de precocidad no ayudará a Linacisoro en su sueño olímpico puesto que a los Juegos solo irán los escaladores más completos. Y es que en Tokio este deporte contará con tres disciplinas: velocidad, boulder y dificultad. La primera enfrentará a dos escaladores contra el cronómetro y una pared de 15 metros. En boulder, los protagonistas deberán escalar un número determinado de vías fijas, dentro de un tiempo específico, en una pared de casi 5 metros. Y en dificultad, tendrán que llegar lo más alto posible a una pared de 15 metros de altura. Asimismo, la escalada olímpica tendrá formato overall. Es decir, el ganador deberá ser el mejor en todas las disciplinas ya que la clasificación final se determinará multiplicando los puntos de cada una de las posiciones conseguidas en las tres pruebas.