"El barco de Zarautz", por Sebas Martija

05.05.2022 | 01:50
"El barco de Zarautz", por Sebas Martija

El 28 de abril se cumplieron 447 años de la muerte en 1575 en Tolosa del bachiller Juan Martínez de Zaldibia, acompañado en su lecho de muerte por el doctor Zarauz. En 1564, en la primera edición de su libro Suma de las cosas cantábricas y guipuzcoanas, considerado la primera historia escrita de Gipuzkoa, se decía que la nao Victoria, que había dado la primera vuelta al mundo, se había construido en Zarautz.

El 29 de abril se cumplieron 248 años desde que en 1774 el rector de Aia, Juan Fermin de Guilisasti, publicó, en el libro Varias noticias del país, el cuaderno de Juan de Etxebeste escrito en 1619 y que estaba en poder de Fausto de Portu. En él se encuentra un acta de la entrega de un barco el 24 de mayo de 1515 por su constructor, el maestro de carpinteros de Deba Santorun de Reten, al comprador, Andrés de Indañeta, amigo personal de Elkano y natural de Zumaia.

El barco se construye con madera del caserío Elizamendi de Urteta, cuyo propietario, Lope de Irure, también está presente en ese acto. Se construye al lado del caserío de Arizia y sale al mar por Iñurritza, siendo entregado a su propietario en Getaria. Dicha acta se firma en la iglesia de San Sebastián de Urteta en Zarautz ante el notario Mateo de Legarza.

En 1862, en el Diccionario histórico de Gipuzkoa, Pablo de Gorosabel, considerado por la Real Academia de la Historia como el más destacado historiador guipuzcoano, une ambos textos y considera que el barco del que se habla en el libro de Zaldibia es el que aparece en el cuaderno de Etxebeste que dio a conocer Guilisasti.

En 1870, en la Historia general de Gipuzkoa, Nikolas de Soraluce escribió que la nao Victoria se había construido en Zarautz en 1515, citando la obra de Zaldibia. En 1912, Florencio Axpe, en Zarauzko erriya, hablaba de la antigua tradición oral de nuestros antepasados, que citaban que el barco se había construido en Zarautz. Ese mismo año, Ignazia Pradere, en su obra Zarautz eta bere kondaira, considera también que ese barco construido en 1515 es el que da la primera vuelta al mundo, aunando el comentario del libro de Zaldibia con el acta del cuaderno de Etxebeste.

En 1942, José de Arteche, en su obra Elcano, también considera que el barco fue construido en Zarautz en 1515, al igual que, Mairin Michell en Elcano the First circumnavigator, (1958); Victor Maria Sola en Juan Sebastián Elcano (1962); Juan José de Alzugaray en Vascos universales del siglo XVI (1988); Edward Rosset en Los navegantes (1998); Manuel Lucena en Juan Sebastián Elcano (2003); Gari Berasaluze en Elkano, itxasoak emandako bizitza (2008); Willian A. Douglas en Basque explores in the Pacific Ocean (2015); Miguel Vila en El gran viaje (2018); Sabino Laucirica en Las columnas del imperio (2018); Agustín Rodríguez en La primera vuelta al mundo (2018); Alberto Apodaca en Yo, Elcano (2018); Francisco Fernández González en el congreso internacional Primus Circumdedisti me de Valladolid (2018); Ignasi Serrahima Arbestain en El Mapa del fin del mundo (2019); Antonio Puente Mayor en Nao Victoria, la primera vuelta al mundo (2019); Leopoldo Stampa en Los galeones de las especias, España y las Molucas (2020); Enriqueta Vila en Órbita Laika (2020); Maria Saavedra, directora de la Cátedra Internacional CEU Elcano, en La Razón (2020); y Carmen Torres López en el Congreso de Magallanes y Elcano: V Centenario de la primera vuelta al mundo, celebrado en San Lorenzo de el Escorial en 2021. Braulio Vázquez, director del archivo Histórico Provincial de Sevilla, donde apareció el acta de confiscación del barco a su último dueño, y el ondarrutarra Domingo de Apallua también consideran que el barco se construyó en Zarautz en su conferencia de diciembre de 2021 en la exposición El viaje más largo, de la Universidad de Malta en La Valeta.

En marzo de 2022, Tomás Mazón, el principal investigador mundial de toda la documentación sobre el viaje de la primera vuelta al mundo, autor de la página web rutaelcano.com, considera en la edición V centenario de su libro Elcano, viaje a la historia que esa acta notarial citada por Guilisasti y que aparece en el cuaderno de Etxebeste, se refiere a la nao Victoria y que los 300 toneles o toneladas de las que habla en ella y que son el motivo por el cual algunos descartan ese origen, son la Tara del barco y no el arqueo, como llevamos defendiendo muchos desde hace tiempo. Dando por bueno, por consiguiente, que el barco se construyó en Zarautz en 1515.

Y el 6 de septiembre de 2022, 500 años de su llegada a Sanlúcar de Barrameda. 

noticias de noticiasdegipuzkoa