komunikazioa

"El 'streaming' perjudica al arte de hacer y ver cine"

En 2020, Scorsese inició un debate al decir que las cintas de Marvel estaban más cerca de “un parque temático”

17.02.2021 | 23:50
Foto de archivo de Martin Scorsese.

Los Ángeles – El famosos cineasta cuestiona el futuro del cine tras la explosión del modelo de negocio impulsado por las plataformas de streaming, dedicadas a la producción en masa de contenidos y a la personalización de su oferta para cada usuario.

En un ensayo publicado en la revista Harper's, dedicado a homenajear a Federico Fellini, el director de Taxi Driver lamenta que con los servicios para consumir películas y series por Internet se desvirtúe el carácter artístico de ciertas obras, eclipsadas por un agresivo modelo de negocio. "Hace tan solo 15 años, el término contenido se escuchaba solo cuando la gente hablaba del cine en un nivel serio, y se contrastaba y medía en función de la forma. Luego, gradualmente, fue utilizado cada vez más por las personas que se hicieron cargo de las empresas de medios de comunicación, la mayoría de las cuales no sabían nada de historia del arte", explicó Scorsese. Para el cineasta ahora la palabra contenido se ha convertido en un "término comercial" para referirse por igual a "todas las imágenes en movimiento" ya sean "una película de David Lean, un vídeo de gatos, un anuncio de la Super Bowl, una secuela de superhéroes o el episodio de una serie".

contra los algoritmos


"Por un lado, esto ha sido bueno para los cineastas, incluido yo mismo. Por otro lado, ha creado una situación en la que todo se presenta al espectador en igualdad de condiciones, lo que suena democrático pero no lo es", explica. Scorsese admite que se ha beneficiado de plataformas como Netflix, donde estrenó The Irishman, y Apple TV+, donde estrenará Killersof the Flower Moon, pero duda de su funcionamiento basado en algoritmos informáticos que igualan todas las creaciones como "contenido" y se recomiendan según los datos almacenados de cada usuario. "Si los algoritmos sugieren más visionados en función de lo que ya has visto, y las sugerencias se basan solo en el tema o el género, ¿qué efecto tiene eso en el arte del cine?", cuestiona.

En su defensa de la crítica cinematográfica y de la selección de contenidos, se adelanta y responde a quien considere que su posición es elitista, "un término tan usado que se ha convertido en insignificante". "Es un acto de generosidad: estás compartiendo lo que amas y lo que te ha inspirado (las mejores plataformas y los medios tradicionales como TCM se basan en la selección humana. Los algoritmos, por definición, se basan en cálculos que tratan al espectador como un consumidor y nada más", explica. Por este y otros motivos concluye que "los cinéfilos no pueden depender exclusivamente del negocio audiovisual para cuidar el cine".