mirarte

La odisea del lehendakari Agirre

15.12.2020 | 00:48
Iñaki Salvador, al piano, y el actor Iñaki Rikarte se subirán hoy al escenario del auditorio Itxas Etxea de Hondarribia. Foto: N.G.

El auditorio Itxas Etxea de Hondarribia acogerá hoy la pieza teatral 'De Gernika a Nueva York, pasando por Berlín', adaptación de las memorias del político nacionalista en su exilio, tras el golpe de Estado franquista.

De Gernika a Nueva York pasando por Berlín, y, ahora, por Hondarribia y también por Gasteiz. El monólogo teatral que pone voz a las memorias del lehendakari José Antonio Agirre sigue de gira y la odisea del político nacionalista, después de partir al exilio tras la caída de Bilbao en 1937, llegará hoy, no a Ítaca, sino a la citada localidad costera, antes de representarse en la capital alavesa el próximo jueves.

El director de la versión teatral de De Gernika a Nueva York pasando por Berlín, Fernando Bernués, se ha visto inmerso en un fin de año atareado. No en vano, ha estrenado Sisiforen paperak, obra con guion de Harkaitz Cano que rescata lo sucedido en el caso Egunkaria, y también se ha encargado de la dirección de escena del homenaje que la Diputación de Gipuzkoa le brindó a Xabier Lete la semana pasada.

En el caso de la obra que llegará esta tarde al auditorio Itxas Etxea de Hondarribia (19.00 horas), está algo más rodada. El actor Iñaki Rikarte se mete en la piel de Agirre, "un político de altura", que narra en primera persona su viaje a través de la Europa ocupada. "Su actuación es un gusto", asegura el director de teatro.

Rikarte, además, estará acompañado por el pianista Iñaki Salvador que actuará en directo en el escenario, donde también se proyectará un audiovisual desarrollado para esta obra. "Es un viaje a una parte de nuestra historia con su parte de intriga, de sugerencia, de mensajes", comenta.

"Las palabras son de Agirre", enfatiza Bernués sobre la adaptación que ha hecho Patxo Tellería. En este sentido, no se trata de una aproximación "ni crítica, ni no crítica" a la figura de Agirre, sino que han procedido a adaptar al lenguaje del teatro sus diarios.

En este sentido, para levantar esta pieza teatral se han enfocado en su perfil humanista y social, "lo que tiene valor". "Sus reflexiones siguen siendo absolutamente contemporáneas y muy lúcidas", explica, para después añadir que "su militancia no es lo más importante en el relato", pero sí su "inequívoca posición contra los totalitarismos", su defensa de las estructuras democráticas y los derechos humanos como elemento de "cohesión fundamental".

Hay cuestiones que a Bernués le "emocionan bastante" de la figura del lehendakari. En este sentido cuenta cómo Agirre, en determinado momento, escribió a Imanol Olaizola –fue el primer presidente de la Euskadiko Orkestra– para que "reuniese entre los refugiados vascos al mejor coro posible" porque la cabeza del Gobierno Vasco en el exilio quería "seguir llevando la lucha al mundo de la cultura", dando pie a la creación de Eresoinka. "Es muy emocionante. No tengo muchas noticias de algún otro estadista que hubiese decidido, con las palabras tan claras que usó Agirre, llevar la lucha al campo cultural", asegura.

Así, con De Gernika a Nueva York, pasando por Berlín, el público, "independientemente de su ideología", descubrirá una parte de la historia vasca y también conocerá la dimensión social de uno de sus más reconocidos mandatarios.

la génesis 

Bernués recuerda cómo fue la génesis de este proyecto. En 2016, al cumplirse 80 años del nombramiento del primer Gobierno Vasco, los cinco lehendakaris vivos se reunieron en Gernika para rendirle tributo a sus predecesores en el cargo, a Agirre y Jesús María Leizaola. Para ese acto institucional, Baleuko encargó al director diseñar un acto que iba a ser filmado para ETB.

Para la parte de la ceremonia que tuvo lugar dentro de la Casa de Juntas de Gernika, Bernués decidió acercarse a los diarios de Agirre y se quedó muy sorprendido al toparse con "un relato de gran calidad, humanista, de alguien con una vocación claramente antifascista y que tenía los derechos humanos como punto de referencia".

"La figura de Agirre me cautivó", asegura rotundo el director, que añade que la "peripecia vital" que tuvo que vivir y que narra en sus memorias "tiene tintes de auténtica aventura". "Si este hombre fuera americano, ya hubiéramos filmado un par de películas", remata.

Los responsables de la ceremonia de Gernika se quedaron con la sensación de que aquello "podía dar más de sí". Y claro que dio. Por ahora no se ha filmado largometraje alguno sobre la odisea, pero sí esta obra de teatro.