abuztuak 15

Axkorrigan por el rompecabezas de Itxina

20.08.2020 | 23:16
En pleno Gorbea, la ascensión a esta mole de piedra supone internarse en un paisaje dominado por el karst y en el que no faltan carboneras

comenzamos en el barrio de Urigoiti (450 metros), continuamos por el camino de cemento que parte por detrás de la iglesia, junto a un cruce de pistas. Llegamos hasta un área recreativa con excelentes vistas de Itxina y, tras cruzar la puerta, seguimos ascendiendo en fuerte pendiente. Pasamos junto a un depósito de agua, donde hay un letrero que indica la dirección hacia Pagomakurre. Una vez superadas un par de vallas, seguimos por la izquierda hasta desembocar en el cordal, después de girar a la derecha y tras cruzar otra puerta.

Continuamos por la pista que nos lleva junto a unos pinos y continuamos por suaves pendientes donde proliferan el matorral de endrino y espino blanco. Alcanzamos un poste indicativo que señala el camino que viene desde el barrio de Zaloa. Aquí podemos atajar a través del viejo camino herboso que va rodeando la loma por la derecha. Pasamos por un viejo redil de piedra cercado con abundantes matas de espino. Tras cruzar una placa rocosa, próximos al hayedo, salimos a una curva del camino que habíamos dejado anteriormente. Nos adentramos en los rasos de Egalesaburu, y vamos disfrutando de las espectaculares Atxas y los hermosos y asilados ejemplares de majuelos. Paralelos a la alambrada, y un poco más adelante, a la derecha del camino en el hayedo, encontramos la fuente de Egalesaburu o también llamada Ordeko iturrie (45 minutos). Continuamos hasta la esquina del cerramiento, debiendo continuar en la misma dirección, paralelos y próximos a la pared. El sendero discurre entre espinos y un hayedo poco denso compuesto por viejos y trasmochos ejemplares.

Tras dejar atrás alguna carbonera, salimos a una zona despejada, donde contemplamos una franja arbolada que desciende por la pared. En el farallón se nos aparece el característico ojo de Atxulaur Atea. Unos metros más adelante, giramos a la derecha, para seguir ascendiendo por el camino bajo las hayas y serbales blancos. Tras unos breves zigzags, atravesamos Atxulaur Atea, puerta de acceso al macizo de ltxina.

Continuamos el camino, ahora por el karst, y rodeamos una pequeña hoyada por su derecha, hasta llegar a una bifurcación. Dejamos la marcada ruta hacia Lexardi para seguir de frente por el sendero que desciende con mucho desnivel. Antes de alcanzar el fondo de la hoyada se flanquea a la derecha por una senda, saliendo a otra dolina que rodeamos por su izquierda junto a las ruinas de una chabola, abandonamos el sendero que se dirige hacia la cueva de Supelegor. Seguimos de frente hacia el norte por un sendero marcado con hitos que se adentra en el hayedo y se dirige hacia una carbonera. Salimos a terreno despejado, al borde de la gran hoyada de Supelegor, bajo la cresta de Itxina, una vez que pasamos junto a un tejo. Tras un giro cruzamos el lapiaz, saliendo de la hoyada en unos tramos con fuerte pendiente. Pasamos próximos a la cima de Urtutze (1.091 metros). La ruta atraviesa por estrechos pasillos herbosos, ya en el cordal, y el sendero va realizando varios giros. Una vez que sobrepasamos una primera cota, alcanzamos a través de la roca de la cima de Axkorrigan (1.095 metros, 2h 15min.). El retorno lo efectuamos directamente hacia Atxulaur Atea. Para ello tomamos un sendero marcado por hitos de piedra y con un trazado muy evidente, que discurre por un puente rocoso al este de Axkorrigan y se interna en un hayedo. Cuando encontramos las balizas verdes de camino a Supelegor las seguimos a la contra y reaparecemos en Atxulaur Atea, volviendo desde aquí por idéntico camino que hemos utilizado en la subida.