La Quincena Musical organiza "un festival de cámara" para su 81 edición

Entre el 1 y 29 de agosto habrá un total de 45 conciertos en distintas salas de Donostia con un aforo reducido al 60%

29.06.2020 | 16:31
Presentación de la 81 edición de la Quincena Musical en el Museo San Telmo de Donostia.

DONOSTIA - La Quincena Musical de Donostia mantuvo desde el inicio de la pandemia el propósito de celebrar su 81 edición, lo que finalmente hará, aunque para ello ha tenido que "construir" un nuevo programa que tirará fundamentalmente de destacados intérpretes nacionales, con excepciones como la del pianista ruso Grigory Sokolov.

La Joven Orquesta de Euskal Herria abrirá el 1 de agosto esta especial Quincena 2020, que sumará un total de 45 conciertos hasta el 29 de agosto, día en que será clausurada por Marc Minkowski y su conjunto Les Musiciens du Louvre, otro de los pocos nombres internacionales que pasarán este año por la capital guipuzcoana.

El director de la Quincena, Patrick Alfaya, decía este lunes irónicamente que han tenido que "destruir" la programación diseñada antes de la COVID-19 y, aunque se han visto obligados a prescindir de grandes agrupaciones como la London Symphony Orcherstra con Simon Rattle y del montaje del "Rigoletto" de Verdi, hay otros nombres que se mantienen para lo que va a ser, sobre todo, un festival de cámara.

El Kursaal, el Museo San Telmo y el centro cultural Tabakalera serán, con el aforo reducido al 60 % las sedes principales de esta edición, cuyo presupuesto ha bajado en más de un millón de euros con relación al de 2019, de 2.550.000 a 1.123.000 euros.

Pese a ese sello de evento "de cámara" con el que se ha bautizado a sí mismo este año, el festival donostiarra no ha renunciado a su apartado sinfónico, para el que contará en el Kursaal con la Bilbao Orkestra Sinfonikoa, que actuará el 21 de agosto con su director titular, Erisk Nielsen, en la batuta y el granadino Javier Perianes como pianista invitado.

La Euskadiko Orkestra, por su parte, hará triplete en el mismo escenario. El día 8 tocará la obertura "Corolario" y la Sinfonía número 3, la "Heroica", de Beethoven, bajo la dirección del ruso Semyon Bychkov, actual titular de la Filarmónica Checa.

En su segunda intervención, el 15 de agosto, la orquesta vasca estará acompañada por el tenor Xabier Anduaga para interpretar obras de Rossini, Donizetti, Lara y Sorozábal en un concierto conducido por su director titular, el estadounidense Robert Treviño.

El día 19 ofrecerá su última actuación, en este caso con el alavés Juanjo Mena a los mandos y con el violonchelista bilbaíno Asier Polo como invitado.

La oferta del Kursaal se completa con el ya mencionado concierto de cierre a cargo de Les Musiciens de Louvre y con el recital de Grigory Sokolov, que regresa a la Quincena el 16 de agosto tras sus exitosas comparecencias de 2005, 2007, 2011 y 2015.

La formación Locum Congregatio (20 de agosto) es una de las propuestas del repertorio camerístico, que incluye además actuaciones de la soprano Elena Sancho y la mezzosoprano Paula Iragorri junto al pianista Germán Ormazabal (día 25) y de la viola Natasha Tchich junto a la pianista Marta Zabaleta (día 27).

Alfaya ha dicho que la idea del festival es recuperar en dos años "casi todo" lo que se ha tenido que descolgar de la 81 edición, como la ópera y las actuaciones de la pianista china Yuja Wang y el director Gustavo Gimeno con la Orquesta de Luxemburgo.

"En un principio, las fechas están reservadas y, si no hay sustos, así seguiremos. Posiblemente la Filarmónica Checa, igual. Lo que pasa es que todo el mundo va acumulando compromisos y no sabemos si todos van a poder hacerlo. Vamos a ver si se puede hacer y habrá que ver también la evolución de la pandemia", ha señalado.