El Koldo Mitxelena retorna “paulatinamente” a su actividad

Los préstamos podrán comenzar a devolverse a partir de este mismo lunes

23.05.2020 | 01:15
Se habilitará un espacio en el vestíbulo del Koldo Mitxelena para recibir los ejemplares a partir del lunes.

donostia – Poco a poco las bibliotecas recuperan su actividad de cara al a la nueva normalidad cultural que llegará el próximo 1 de junio. Sin ir más lejos, el Koldo Mitxelena procederá desde este mismo lunes a recibir los libros que durante estos meses de cierre y confinamiento han permanecido en manos de los usuarios.

El departamento de Cultura de la Diputación informó ayer mediante una nota de las fases con las que el centro "paulatinamente" retomará los servicios que quedaron suspendidos en marzo, siempre bajo criterios de seguridad e higiene. El diputado de Cultura, Harkaitz Millán, explicó que han definido un Plan Integral de actuación "con todas las medidas higiénico sanitarias, de circulación y de comunicación que garanticen la seguridad de las personas usuarias y del personal para que el centro vuelva a ser un sitio seguro y un espacio de confianza".

Durante estos días se ha llevado a cabo la desinfección y limpieza exhaustiva de salas, mobiliario y superficies. Además, una vez se abra al público, se procederá a limpiar y desinfectar el edificio y los materiales varias veces a lo largo del día. En este sentido, los ejemplares devueltos, por ejemplo los que empiecen a llegar a partir del lunes –se recibirán en el vestíbulo del Koldo Mitxelena–, deberán permanecer en una cuarentena de quince días.

A partir del 1 de junio, por su parte, volverá a activarse el servicio de préstamos que se llevará a cabo en dos fases. Del 1 al 13 del próximo mes, los préstamos se harán únicamente con reserva previa, llamando por teléfono (943 112793) o presencialmente en el mostrador de información de la entrada –los pedidos estarán listos en un periodo máximo de 72 horas–.

A partir del 15 de junio, por su parte, el Koldo Mitxelena permitirá a los usuarios acceder a las estanterías, con aforo limitado y circulación determinada. En esta fase, además, se reactivará la programación cultural del centro en el espacio de la sala de exposiciones situadas en el sótano. Así, este área pasará a tener una doble función, dado que además de ser un espacio para muestras, también servirá para eventos como charlas y conferencias, mientras la sala de actividades permanezca cerrada.