España e Italia bloquean por insuficiente el plan de choque para afrontar el coronavirus

Los países del sur se unen contra Países Bajos, Alemania, Austria y los nórdicos, y el Eurogrupo se da 15 días para un nuevo texto

27.03.2020 | 01:30
Sánchez habla con Michel durante un Consejo Europeo Extraordinario.

bruselas – Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) no lograron cerrar un acuerdo sobre la respuesta económica a la crisis del coronavirus debido al plante de España e Italia, que reclaman medidas económicas más decididas y pidieron a sus socios elaborar una respuesta conjunta en diez días, aunque finalmente el Eurogrupo decidió darse un plazo de quince días para elaborar un nuevo texto.

Tras más de seis horas de una cumbre por videoconferencia, los líderes comunitarios no lograron pactar un nuevo texto de acuerdo que diera cabida a las demandas de Madrid y Roma, según confirmaron a Efe fuentes comunitarias, ya que contaron con el rechazo frontal de Alemania y Países Bajos, apoyados por Austria y Finlandia, entre otros.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció durante el transcurso de la cumbre que ha pedido a sus homólogos que decidan una respuesta conjunta para combatir la crisis y propuesto, junto al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, la creación de un grupo de trabajo compuesto por los presidentes de las principales instituciones comunitarias.

Según explicaron fuentes del Gobierno italiano, Conte consideró fundamental que la UE se tome los próximos días para "encontrar una solución adecuada a la grave emergencia que están experimentando todos los países" del continente.

nueve países piden más ambición El debate durante la cumbre giró en torno a la necesidad de movilizar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate europeo, o de emitir coronabonos, un instrumento de deuda conjunta de la UE, para financiar la lucha contra la pandemia.

Tanto España como Italia se cuentan entre los nueve países (junto a Francia, Portugal, Bélgica, Irlanda, Luxemburgo, Eslovenia y Grecia) que el miércoles se unieron para reclamar la utilización de deuda mutualizada ante una crisis que afecta a todos por igual y que ha sido provocada por causas externas.

Del mismo modo reclamaban hacer uso del MEDE –con 410.000 millones de euros de capacidad inmediata– de la forma más laxa posible, ofreciendo líneas de crédito sin condicionalidad o con condiciones muy suaves que más adelante no desemboquen en recortes o austeridad, algo que estas regiones europeas ya conocen de sobra tras la crisis económica de 2008. De esta manera, España habría podido ahorrarse hasta 150.000 millones de euros en intereses de deuda pública en diez años.

Conte y Sánchez reclamaron a sus socios la creación de una especie de grupo de trabajo compuesto por los presidentes de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, del Parlamento Europeo, del Banco Central Europeo y del Eurogrupo.

Precisamente, la CE, el BCE, el Banco Europeo de Inversiones y, a última hora de ayer el Parlamento Europeo, además de los bancos centrales de cada país, ya se habían alineado con estos estados en sus reivindicaciones.

"Las consecuencias de coronavirus no deberían abordarse en los próximos meses, sino mañana por la mañana", dijo Conte en la videoconferencia con el resto de líderes europeos, según fuentes gubernamentales italianas.

oposición del norte Pero las reivindicaciones de los países del sur toparon con la oposición frontal, como estaba previsto, de Alemania y Países Bajos, a quienes benefician más las dos medidas tomadas hasta ahora: la suspensión temporal del Plan de Estabilidad y Crecimiento y la relajación de las normas de ayudas de Estado. Por ello, ambos países, con el apoyo de Austria, Finlandia y algunos países más, rechazan que se utilicen ya fondos comunitarios en el comienzo de la crisis y respaldan explotar por ahora las vías nacionales. De hecho, ven con recelo esa unión de nuevos países, que juntos representan el 72% de la deuda pública de la eurozona.

el dato

Por videoconferencia. La cumbre, que se prolongó durante seis horas, terminó sin acuerdo.

la cifra

72%

Los nueve países que exigen más ambición (España, Italia, Francia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Luxemburgo, Eslovenia y Grecia) suman el 72% de la deuda pública de la eurozona.