El GPS de la furgoneta, clave para el arresto del presunto asesino del crimen de Tudela

EL SISTEMA INCORPORADO PARA EMERGENCIAS PERMITIÓ DETECTAR LA PRESENCIA DEL DETENIDO EN BOISREDON

12.01.2022 | 10:05
GPS de una furgoneta Peugeot Rifter. Arriba a la izquierda, recorrido entre Tudela y Boisredon.

El sistema de geoposcionamiento o GPS de la furgoneta que conducía el supuesto autor del asesinato de Sara Pina fue determinante para su detención. A instancia de los investigadores de la Policía Foral, el dispositivo incoporado en el vehículo para su localización en caso de una emergencia, como un accidente de tráfico, sirvió para marcar su posición en Francia, en la localidad de Boisredon, lo que facilitó el trabajo de la Gendarmería francesa para su detección y posterior arresto.

El marido de la fallecida fue apresado por policías galos en un área de servicio de Boisredon cuando se encontraba dentro del vehículo, una Peugeot Rifter de color gris. La Policía Foral había facilitado previamente la información de la furgoneta y su matrícula a todos los cuerpos policiales del Estado español, incuidos la Ertzaintza y los Mossos d'Esquadra.

Sin embargo, fue el sistema de geoposicionamiento del propio vehículo el que permitió centrar su ubicación, tras las correspondientes gestiones llevada a cabo por el Cuerpo autonómico, con la salvaguarda judicial.

José María Uruñuela Ansó, el marido de la mujer encontrada muerta el lunes en su vivienda de Tudela con heridas por arma blanca este pasado lunes, Sara Pina Yeregui, de 38 años, fue detenido ayer en Francia como supuesto autor de un delito de asesinato. El hombre, de 41 años y natural de Gallur (Zaragoza), que permaneció en paradero desconocido, huyó de España tras la comisión del crimen, que se habría producido durante el pasado fin de semana en el domicilio de la pareja.

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Tudela cursó ayer por la mañana una orden de detención europea del hombre al considerar que, de la investigación que lleva a cabo la Policía Foral, se desprendían indicios de que entre los días 8 y 9 de enero había matado a su esposa asestándole "con gran violencia varias cuchilladas". En concreto, la mujer presentaba heridas por arma blanca en el abdomen.

La vivienda en la que el matrimonio vivía desde hace dos meses, situada en el paseo de Pamplona, número 14 de la capital ribera, no se encontraba forzada, también resaltó el juez instructor en su auto, en el que además reseñaba que el sospechoso del homicidio dejó su teléfono móvil en el domicilio. Estas circunstancias fueron valoradas como el magistrado como un intento de sustraerse de la acción de la Justicia, por lo que dictó una orden europea de detención y entrega.

DETENIDO POR LA GENDARMERÍA

Después de permanecer en paradero desconocido durante la jornada del lunes, en la que no acudió al trabajo en una granja porcina en Tauste (Zaragoza), José María Uruñela abandonó España a bordo de su vehículo, una furgoneta Peugeot Rifter de color gris, y fue detectado ayer por la mañana en la localidad francesa de Boisredon, a 500 kilómetros de Tudela y unos 70 kilómetros al norte de Burdeos.

Gendarmes del departamento francés de Charente-Maritime localizaron al sospechoso y lo arrestaron por la tarde, mientras estaba en su vehículo, en el límite con el departamento de Gironda, según informaron medios locales franceses. Según estas mismas fuentes, es la Fiscalía de Poitiers la encargada de verificar la correcta aplicación de la orden de detención europea y de comprobar que se cumplen las condiciones para la entrega del detenido a las autoridades españolas.

En este sentido, fuentes del TSJN señalaron ayer que el marido de la mujer asesinada debería ser entregado en los próximos días al juzgado de Tudela, que fue el que dictó la orden europea de detención. El juez, no obstante, remitirá la causa al Jugado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Tudela, que es el órgano especializado en violencia sobre la mujer.

2º CRIMEN MACHISTA EN 6 MESES

Agentes de la Brigada de Delitos contra las Personas de la Policía Foral son los responsables de la investigación sobre este crimen machista, el segundo que tiene lugar en Navarra en los últimos seis meses. El 6 de julio de 2021, María Pilar Berrio Jiménez, de 43 años y vecina de Murchante, fue asesinada por Pedro María Ruiz Jiménez, de 41 años, en Murchante, donde la asaltó con su vehículo y le infligió una cuchillada mortal, antes de darse a la fuga. Fue detenido dos días después en San Sebastián.

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa