Los futuros cocineros aprenden en la escuela de la vida

Basque Culinary Center será este año la imagen de la Gran Recogida de Alimentos que lleva a cabo el Banco de Alimentos de Gipuzkoa y varios alumnos voluntarios ya han empezado a colaborar

16.11.2021 | 16:55
Un alumno de Basque Culinary Center ayuda a una voluntaria del Banco de Alimentos.

La Gran Recogida de Alimentos que organiza el Banco de Alimentos de Gipuzkoa todos los años está a la vuelta de la esquina. Tendrá lugar del 19 al 25 de noviembre y pretende mantener o aumentar la buena línea de recogida de los últimos años. Este año, Basque Culinary Center será la imagen de esta iniciativa y diferentes agentes que lo conforman –estudiantes, trabajadores y voluntarios– se implicarán activamente a través de una campaña que reunirá diferentes acciones de sensibilización y concienciación para la ciudadanía.

Seis voluntarios del BCC han comenzado a colaborar con el Banco de Alimentos hoy a la mañana. A las 8.30 se han reunido en el almacén de Oiartzun y junto a ellos ha estado también la presidenta de la asociación, Belén Méndez de Vigo. Tal y como ha explicado ella, la recogida de este año volverá a ser como la del año pasado, es decir, con bonos. "La verdad es que yo he estado en contra porque me parece muy importante que se vea cómo se recogen los alimentos en los supermercados. La gente se implica mucho más porque es más visual, los niños también lo ven€ Pero bueno, al final creo que ha sido una buena decisión, tal y como van las cosas, hacerlo como el año pasado. Tenemos que tener paciencia y esperar que el año que viene podamos recuperar la normalidad", ha indicado Méndez de Vigo.

Hoy en día, el Banco de Alimentos, que cuenta con 212 voluntarios continuos, atiende a 21.000 personas en Gipuzkoa; número que, a diferencia del año pasado, este año se ha estabilizado. "El 2020 empezamos con 17.300 personas y acabamos con 21.600. Este año se ha estabilizado; no es que baje, porque no ha bajado, pero tampoco ha habido esa progresión como en 2020", ha destacado.

Son muchas personas y la Gran Recogida suele ser fundamental para alimentar a todas ellas durante todo el año. Por ello, el Banco de Alimentos ha escrito una carta a los cajeros de los supermercados para que se conciencien y ofrezcan los bonos cuando la gente vaya a pagar su compra. "Habrá gente que no lo hará, pero muchos se acordarán y comprarán los bonos", supone Méndez de Vigo.

Los supermercados ya tienen los bonos y cuando los clientes pasen por caja y hagan la compra se les dará la oportunidad de contribuir. "Hay unos supermercados que tienen bonos de tres, nueve y doce euros, y luego hay otros que puedes dar lo que quieras. Tampoco hay una unificación para todos", ha concretado.

Aparte de los bonos, los voluntarios del Banco de Alimentos y del BCC también van a ir a informar a los supermercados. "Con esos bonos es como si tuviéramos un crédito en el supermercado. Conforme vamos necesitando a lo largo del año, iremos pidiendo cosas y nos lo van descontando del crédito", ha explicado.

El año pasado, recaudaron 815.000 euros entre los bonos y los donativos que la gente hizo a las cuentas corrientes y este año quieren recaudar "lo más posible". "El año pasado teníamos más incertidumbre porque era la primera vez que se hacía solo con bonos y no sabíamos cómo iba a responder la gente. Y la verdad es que nos daba bastante miedo, pero la gente respondió muy bien porque a parte de los bonos fue un aluvión de donativos en las cuentas corrientes. Como consecuencia de eso, tuvimos que aprender a comprar porque nunca habíamos comprado nosotros", ha destacado.

Pero antes de que llegue el viernes, primer día de la Gran Recogida, en el almacén ya se están preparando seriamente. "Por las mañanas salen todas las furgonetas a recoger alimentos de todos los supermercados con los que tenemos convenios y luego van llegando aquí. Allí al fondo limpiamos la verdura y la fruta y luego vamos clasificando los productos. Por otro lado, hay un equipo que trabaja en otro pasillo y hacen los pedidos que van a venir a buscar mañana", ha indicado.

LA COLABORACIÓN DEL BCC

Hoy han contado con la compañía del primer grupo de voluntarios del BCC, ya que el segundo grupo los visitará el martes que viene. Según Méndez de Vigo, el Banco de Alimentos ha recurrido a los alumnos del BCC como imagen de la Gran Recogida porque comparten los mismos valores que ellos. "Este año pensamos que podrían venir cocineros, y qué mejor que el BCC, que engloba a muchos de ellos, aunque no a todos. Y nos parece además muy importante porque se trata de comida. Ellos están en el top de la gastronomía, pero sin embargo tienen una mirada hacia los que no tienen recursos. Además, dan mucha importancia a que no haya despilfarro y esa es una meta muy importante para nosotros también. En realidad, el Banco de Alimentos, que se fundó aquí hace casi 25 años, se llamaba al principio la Asociación Contra el Despilfarro", ha subrayado.

Una de las voluntarias del BCC que participará en la Gran Recogida es Ana Arranz, barcelonesa de 25 años que estudia el tercer curso de grado. Hoy se encontraba junto a otros cinco compañeros en el almacén del Banco de Alimentos. "Nos llegó una comunicación de parte de la universidad preguntándonos a ver si queríamos venir aquí a ayudarles un día. Entonces, me apunté y aquí estoy hoy", ha explicado Arranz. "Me está gustando la experiencia. Creía que íbamos a venir a ver, y no a hacer, pero no ha sido así. Hemos estado viendo cómo llegaban los camiones de diferentes supermercados con la comida en perfectas condiciones pero que ya no se puede vender, y hemos estado repartiendo entre distintos lotes y pesando cuanto llegaba para que se lo lleven hoy mismo a diferentes organizaciones", ha añadido.

A Arranz le parece muy importante el trabajo que realiza el Banco de Alimentos. "Me parece fundamental porque aquí acude mucha gente que no tiene recursos. También ayudan contra el despilfarro, porque toda esta comida sin su trabajo acabaría en la basura, y hoy hemos visto que está perfecta. Yo creo que la gastronomía tiene ahora mismo un papel importante en la sostenibilidad y he aprendido mucho aquí", ha subrayado.

Junto a ella también estaba Ovidio de Jesús, venezolano que estudia el Máster de Comida Dulce. "Más allá del hecho en sí de venir a participar y ayudar un poco en esta labor, me interesa particularmente lo que es el Banco de Alimentos. Yo vengo de Venezuela, y allí es algo que necesariamente no existe actualmente. Me gustaría informarme mucho más, saber cuál es la organización y cómo hacen toda la labor de la recogida de alimentos. Pienso que es algo que debería replicarse en muchos sitios porque aprovechar los productos que ya no se van a consumir por motivos que sean, me parece importante", ha destacado de Jesús.

El gasteiztarra Iker López, la mejicana Irvanka Hernández, la madrileña Monse Vidal y la argentina Sol Pignata son alumnos de primero de grado y también han decidido hacer trabajo voluntario para la Gran Recogida. "Yo creo que esta iniciativa está genial y me gusta sobre todo el ambiente que tienen aquí. La mayoría son jubilados y la amistad que comparten y el motivo por el que están aquí es bastante enriquecedor", opina López. Para Hernández también ha sido una buena experiencia. "A mí me parece súper bien que la gente pueda venir y ver cómo se hacen las cosas para apoyar a las demás comunidades", ha subrayado.

Vidal piensa que la universidad les insiste en que no hay que despilfarrar la comida, y ver el trabajo que hacen en el Banco de Alimentos les ayuda a entender por qué. "A parte de escucharlo todos los días, es muy enriquecedor verlo en persona. Y al tener la oportunidad de poder participar en esta iniciativa es algo que hay que aprovechar", ha explicado.

Pignata, por su parte, opina que esta experiencia les servirá para hacer mejor las compras en el supermercado. "Nos va a ayudar a comprar de una manera más consciente. Nos han dicho que los alimentos que más se desperdician se tiran en casa, las cosas que dejamos en un lado de la nevera y nos olvidamos. Entonces, tenemos que saber comprar lo justo y no demás", ha indicado.

CENA SOLIDARIA

Un día antes de que finalice la Gran Recogida, el 24 de noviembre, se celebrará una cena solidaria en las instalaciones del BCC en colaboración con el colectivo de cocineros Mahaia, cuyos fondos serán para el Banco de Alimentos. Los alumnos del BCC les ayudarán en la cocina y a servir la comida y los que deseen apuntarse a la cena pueden hacerlo a través de la página web entradas.bculinary.com.

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa