La erupción de La Palma se prolongará en el tiempo

Los científicos alertan que el análisis de los datos añade más incertidumbre

14.10.2021 | 01:23
Dos personas se hacen una foto con el volcán Cumbre Vieja ‘escupiendo’ cenizas a la atmósfera. Foto: Efe

Santa Cruz de Tenerife – Los indicadores que monitorizan los científicos en el volcán de La Palma, sobre todo las emisiones de dióxido de azufre, hacen pensar que el final de la erupción no se va a producir ni a corto ni a medio plazo, según confirmó ayer la portavoz del comité científico del plan de emergencia volcánica de Canarias (Pevolca), María José Blanco. El volcán está lanzando un penacho de gases a 3.000 metros de altura con cantidades elevadas de dióxido de azufre –17.774 toneladas diarias– y esa medida tendría que bajar hasta 100 para pensar que la erupción toca a su fin, resumió la portavoz tras un encuentro en el que participó el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Los otros dos parámetros que determinan la energía del sistema volcánico, la deformación del terreno y la sismicidad también mantienen valores estables con respecto a días anteriores. El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, informó de que la colada del flanco norte del volcán, que fluye hacia el oeste y noroeste y que el martes obligó a la evacuación de unos 800 vecinos del barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane, "avanza muy lentamente" y cabe la posibilidad de que "aborte, que no vuelva a caminar". Esa colada está a 200 metros de la costa, pero su brazo noroeste, el que el martes atravesó en diagonal el polígono industrial del Callejón de la Gata, es el que "pierde fuelle", mientras que la colada que se mueve más rápido, a 50 metros por hora, y que avanza hacia el sur es "la que acumula más energía y empuje", explicó.

Los últimos datos, correspondientes precisamente al 12 de octubre, indican que la lava cubre 640,27 hectáreas, 27,94 más que la víspera, y se ha ensanchado hasta un máximo de 1.770 metros, 250 más. Por la información de los satélites de Copernicus, hay 1.541 edificaciones o construcciones afectadas, de ellas 1.408 destruidas. Los datos obtenidos del catastro reducen la cifra a 937, de ellas 763 de uso residencial, 89 de uso agrario, 45 industrial, 22 de ocio y hostelería y 18 de uso público. La erupción ha obligado hasta ahora a la evacuación de 6.400 personas, 5.700 en la primera fase de la erupción y otras 700 el martes, pero del total son unos 6.000 residentes y 400 turistas que fueron trasladados a Tenerife. De los evacuados, 280 personas están albergadas en un hotel de Fuencaliente.

Con respecto a la calidad del aire, los parámetros estaban ayer dentro de los umbrales normales, salvo un "pequeño pico" puntual de dióxido de azufre que enseguida remitió, y el aeropuerto de la isla, como los de toda Canarias, estuvo plenamente operativo. Las previsiones meteorológicas apuntan a que esa operatividad aérea no se verá afectada al menos durante los próximos cuatro días, porque soplará un viento sahariano desde el continente que dirigirá las cenizas hacia el oeste.

En el cráter, la única novedad de ayer fue la reactivación de una emisión en el flanco sureste que no ha supuesto nuevas coladas. Ante la difusión de algunas informaciones sobre la situación de La Palma, Miguel Ángel Morcuende insistió en que la erupción volcánica afecta solamente al 8% de la superficie de La Palma, de manera que el resto de la isla es completamente segura y se pueden desarrollar actividades turísticas con normalidad. También subrayó que la estabilidad geológica del edificio insular es "absoluta" y que el pescado tiene la misma calidad de siempre. Salvo en el valle de Aridane, en el resto "la vida transcurre con normalidad", redobló.

También puso de manifiesto que La Palma es "una isla absolutamente estable", por lo que "no hay ningún fenómeno que permita asegurar que la isla pueda tener en un momento dado una situación no deseable en cuanto a la estabilidad geológica". Morcuende resaltó la importancia de trasladar esta idea de normalidad y que La Palma "es segura, es estable y se pueden desarrollar actividades como el turismo y otras" y recordó que hay mucha gente que vive de ello.

Los apuntes

15 y 16 octubre

Confinamientos. El Pevolca anunció la posibilidad de que en los próximos días se puedan producir nuevos confinamientos debido a la intrusión de polvo sahariano que, sumado a los valores de partículas procedentes de la erupción, provocará un empeoramiento de la calidad del aire.

4,4

Terremoto. El IGN localizó ayer un terremoto de magnitud 4,4 en Mazo, a una profundidad de 36 kilómetros, convirtiéndose en el de mayor envergadura de los registrados desde el inicio del enjambre sísmico que precedió a la erupción. Durante la madrugada de ayer se registraron 20 sismos en el entorno del volcán, seis de ellos de magnitudes superiores a 3.

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa