"La porquería que han dejado en el Adarra es un atentado, una salvajada"

Denuncian los desperdicios acumulados tras una noche de juerga en la cima

01.09.2021 | 00:26
Las bolsas de basura recogidas por Ekhi Errazkin y su sobrino Ander.

donostia Vidrios, montones de colillas, plásticos por todas partes e incluso restos de paquetes de pilas. Tremenda la sorpresa que se llevó ayer Ekhi Errazkin al subir al monte Adarra junto a su sobrino Ander. Jamás había sido testigo de semejante cúmulo de desperdicios en el emblemático pico guipuzcoano. En este verano en el que se prodigan los botellones por diferentes municipios del territorio, hay quien elige espacios naturales y lugares cada vez más alejados. "A alguien se le tendría que caer la cara de vergüenza", señaló a este periódico este vecino de Hernani de 42 años.

El desagradable escenario aguardaba ayer hacia las 12.00 horas. Tras hacer cima, Ekhi bajaba con su sobrino hacia la peña de Abaiarri. Ambos charlaban. "Al pasar por la borda le he dicho que algún día podíamos hacer noche en la zona, que es un plan ideal. Ha sido al entrar en la borda cuando me he quedado de piedra. No he tardado en ponerme de mala leche al ver tantas botellas rotas, bolsas de plástico y colillas, además de madera desperdigada", denunció.

La basura también se acumulaba diez metros abajo, en torno a la mesa del merendero. "Lo que hemos visto ahí ya me ha parecido una pasada, con los restos de una cena, más latas e incluso paquetes de pilas. Es cuando ya me he llevado las manos a la cabeza y casi se me saltan las lágrimas", confesaba e ste profesor de Primaria, indignado por lo que entiende "una muestra de egoísmo" y falta de respeto por la naturaleza "intolerables".

riesgo sanitario


Desde hace cuatro años sube todos los meses al Adarra con un amigo. Mantiene un estrecho vínculo con la montaña y durante todo este tiempo nunca había visto algo semejante. "Nos hemos quedado que no sabíamos ni lo que hacer. Al final, hemos recogido toda la porquería, con todo el riesgo sanitario que puede conllevar", denunció, enumerando entre los restos alguna que otra mascarilla.

Su amigo, con el que sube todos los meses al Adarra, hizo cima el domingo y no vio nada raro. "Ha tenido que ser el lunes por la tarde-noche", sospechaba el hernaniarra, que después de hacer tantas fotos se quedó sin batería en el móvil. "La pena es no haber podido hacer un vídeo con mi sobrino para que este cúmulo de porquería se haga viral".

Por si fuera poco, las muestras del poco respeto que se ha guardado hacia la naturaleza no habían cesado. A la derecha de la borda, en el riachuelo que baja hacia varios caseríos, los montañeros se encontraron "todo tipo de residuos", envoltorios de comida rápida, más latas, paquetes de bollería y plásticos de envasado al vacío. "Al final hemos recogido dos bolsas grandes de basura. Todo esto me parece un atentado hacia el medio ambiente, una salvajada", insistió, visiblemente molesto. El montañero advierte además de que los desperdicios en el río pueden acabar afectando a la calidad del agua de la que se valen en los caseríos de la zona.

de botellón desde euskadi a logroño

denuncia

Disturbios. El alcalde de Logroño, Pablo Hermoso de Mendoza, aseguró ayer que jóvenes vascos se han "acercado" a los botellones que se celebran cada fin de semana en la capital riojana, lo que "incrementa el número de personas" asistentes. Hermoso de Mendoza respondió así a cuestiones de los periodistas durante una rueda informativa, en la que condenó los disturbios ocurridos el pasado fin de semana, que se saldó con la detención de dos personas.

"Lo que hemos visto me parece una pasada: los restos de una cena, más latas e incluso paquetes de pilas", se lamenta Errazkin


anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa