La salud mental de la juventud importa

12.07.2021 | 00:40
De izquierda a derecha: Maite González, Maribel Pizarro y Beñat Benítez, en la sede de Badabidebat en Donostia.

El Telefono de la Esperanza de Gipuzkoa lanzó el pasado 14 de junio Badabidebat, un servicio para que los jóvenes de entre 18 y 30 años tengan apoyo emocional confidencial, gratuito y adaptado a las nuevas tecnologías

vías de contacto

Teléfono gratuito. 900 840 335. Disponible de lunes a viernes, de 10:30 a 13:30.

WhatsApp. 747 421 720, disponible 'siempre que quieran'.

Chat 'online'. Desde su página web, www.badabidebat.eus.

Completamente anónimo.

Correo electrónico. A la dirección kaixo@badabidebat.eus.

¿y después?

si hace falta, apoyo profesional

Si el problema es más complejo y una primera conversación no es suficiente, se ofrece asesoramiento psicológico, también gratuito.

El Teléfono de la Esperanza de Gipuzkoa (TEG) puso en marcha el pasado 14 de junio Badabidebat, un servicio de apoyo emocional especialmente dirigido al grupo de jóvenes con edades comprendidas entre 18 y 30 años. La herramienta funciona como un ente independiente al propio teléfono y tuvo en cuenta las necesidades y opiniones trasladadas por la juventud para su proceso de creación.

En una entrevista concedida en su sede en Donostia, Maribel Pizarro, directora del TEG, Maite González, coordinadora del TEG y responsable de Badabidebat y Beñat Benítez, técnico de este nuevo servicio, cuentan cómo esta herramienta se adapta al público al que va dirigido. Y es que gracias a un "proceso de carácter participativo y cualitativo", en palabras de Pizarro, con tres grupos de jóvenes, llegaron a la conclusión de que para ellos era "importante" contar con un servicio de ayuda emocional. También fueron relevantes los datos que extrapolaron de las estadísticas de 2019 de llamadas al TEG, en las que constataron un incremento del 5% en las realizadas por personas jóvenes; en una retrospectiva de cinco años, la cifra aumentaba ocho veces. "Veíamos que teníamos posibilidad de atender mucho más", destaca Pizarro.

Pero, ¿en qué se diferencia de su matriz, un teléfono que por formato pueda ser más cómodo a una población más adulta? "Cambian los métodos de captación", apunta Benítez. Badabidebat ha habilitado, además de un teléfono gratuito –900 840 335–una línea de WhatsApp, un chat online en su web y una dirección de correo electrónico, conscientes de que estos últimos canales son más utilizados entre la juventud. Estas cuatro vías aseguran el anonimato, son gratuitas y suponen "un primer contacto", que ofrecen gracias a voluntarios con "una formación específica", incide González, para tratar los problemas que les afectan, incluyendo técnicas como la escucha activa o la relación de ayuda.

En caso de que el problema sea más complejo o "requiera de un apoyo profesional", se ofrece la opción de un asesoramiento psicológico profesionalizado, que realizan terapeutas voluntarios y que sigue siendo gratuito.

El perfil de jóvenes que acude en busca de ayuda es bastante variopinto. Según los análisis de datos de personas atendidas por el TEG previo a Badabidebat, hay un "equilibrio" entre hombres y mujeres, a diferencia de un rango más adulto, en el que el porcentaje de mujeres es mayor; la mayoría son jóvenes locales, aunque algunas personas migrantes también hayan realizado consultas. Los temas que tratan van desde los problemas vinculados a la pareja, la familia o las amistades, hasta las adicciones, pasando por dudas en torno a la orientación sexual o identidad de género. También han ofrecido ayuda en casos de violencia machista, o en diagnósticos de problemas de salud mental.

La prevención del suicidio, aunque no se trata de su objetivo principal, es otro de los temas que consideran importantes, debido a llamadas recibidas anteriormente en el TEG. Se trata de jóvenes con ideas suicidas, cosa que "a veces asusta mucho". González asegura que con este nuevo servicio pretenden que tengan un espacio para poder hablar. "Es un espacio donde se les va a respetar y se les va a acompañar, para que puedan expresar todo aquello que les está enturbiando la mente". Inciden en la necesidad de "prevenir" y "evitar situaciones", más cuando se trata de la primera causa de muerte entre los 25-29 años, de la segunda entre los 20-24 y la primera entre los 15-19 junto con los accidentes de tráfico, según datos del INE del 2019 a nivel estatal.

mucho por hacer Si bien apuntan a que la visión acerca de la salud mental haya podido cambiar en la sociedad y actualmente la gente esté "más concienciada" en "resolver situaciones en las que está atascada" yendo a terapia, desde Badabidebat también reconocen que "todavía queda un camino por recorrer". Tampoco se atreven a afirmar que haya sido la juventud la promotora de ese avance, pero sí apuntan a su aportación en "cambiar la manera de expresarlo". Y es que, como refleja Benítez, "se dice prácticamente todo, sobre todo en las redes. Se habla más de esas cosas; antes directamente ni se hablaba".

Otro de los cambios en los que inciden es en la necesidad de más estructuras institucionales, especialmente para "hacer un trabajo de prevención". En ese sentido, Pizarro incide en que para la gente joven en ese rango de edad entre los 18 y los 30 años "tampoco hay recursos" específicos, mas allá de los servicios de salud mental, que además están "o muy centrados en la infancia y en la adolescencia, o en la etapa adulta". Teniendo en mente que la prevención es la clave para evitar que "un problema de salud requiera medicación o se cronifique", también hay que tener en cuenta la edad, ya que "cuanto más joven se interviene, más fácil" es que un problema no se enquiste.

El servicio lleva en marcha apenas un mes, por lo que no disponen de datos sobre su acogida entre la juventud; sí que confirman la reacción positiva por parte de instituciones y entidades sociales, que les han remarcado lo "necesario" de su labor.

De cara al futuro, González afirma que "los propios jóvenes nos irán orientando un poco hacia dónde tenemos que seguir", aunque apunta a la idea de un evento a finales de año, "para jóvenes, desde los jóvenes y con los jóvenes". Crear "sinergias" con otras entidades también es algo que esperan conseguir; ya han contactado con organismos sociales como el Consejo de la Juventud de Euskadi (EGK) o la Cruz Roja, así como con responsables de formación profesional (FP) o universidades, con quienes esperan empezar a trabajar en conjunto a partir de septiembre. "Al final, hay que trabajar en colaboración con otras organizaciones y contando con la gente joven", destaca Pizarro.

El equipo de Badabidebat consta actualmente de ocho personas, tres técnicas y cinco voluntarias. No descartan ampliarlo en un futuro, "en función de la demanda", confirma Pizarro. Al ser un "proyecto experimental", lo testarán y evaluarán su funcionamiento durante este año.

Antsietate eta depresioa. Azterketa ezberdinen arabera, antsietate eta depresio kasuek gorantza egin dute covid-19a dela eta. "Seguruenik" jende asko aurretiko egoera emozionalera bueltatuko omen da, sintoma hauek pandemiarekiko "erantzun egokitzaile" bat lirateke eta. Hala ere, aurretik egoera ahulago batean zeuden haiek, orain laguntza berezi bat beharko omen dute. Gainera, kontuan hartu behar omen dira aurretik ere gaizki zeuden biztanleak.

Zalantza eta estresa. Ziurgabetasuna eta etorkizunean zer gerta daitekeen ez jakiteak estresa sortu du pertsona askorengan. "Ea zer gertatzen den itxaropen eta etorkizunik ez dagoelaren sentsazioarekin" hausnartzen du Pizarrok . Zentzu horretan, zerbitzuari ere nolabait horregatik deitu zioten Badabidebat, aukerak badaudela islatzeko.

pandemiaren sintomak

ez daude aurretik bezala

Constatan la falta de estructuras institucionales específicas para los jóvenes, especialmente "para hacer un trabajo de prevención".

anteriorsiguiente
noticias de noticiasdegipuzkoa