Coronavirus | Euskadi vacunará antes del verano a toda la población mayor de 50 años

Un total de 216.000 vascos han completado ya la pauta y se espera agilizar el proceso de inmunización en estas semanas

01.05.2021 | 01:17
Varias personas citadas ayer en el recinto de Illunbe para recibir la vacuna.

donostia Hay motivos para un moderado optimismo, a pesar de la difícil coyuntura que siguen atravesando los hospitales. El Gobierno Vasco prevé que toda la población mayor de 50 años esté inmunizada contra el covid-19 antes del verano, lo que supondrá un salto cualitativo durante este segundo trimestre del año, teniendo en cuenta que en la franja de edad de 50 a 59 años hay más de 335.000 vascos. Existe una "esperanza fundada" de que el proceso de inoculación tome velocidad de crucero, según dejó entrever ayer el lehendakari, Iñigo Urkullu, una vez superados los contratiempos iniciales en el suministro de las vacunas.

Por el momento son 216.052 vascos los que han completado la pauta tras haber recibido una segunda dosis o, como es el caso de Janssen, un solo pinchazo. La prioridad ha sido hasta ahora proteger al sector de población más vulnerable. El 97% de las personas que superan los 90 años ya son inmunes al covid, un porcentaje que se sitúa en el 73% entre la población de 80 a 89 años. También han recibido una primera dosis el 69% de quienes tienen entre 70 a 79 años, así como el 40% de los habitantes de entre 60 y 69 años.

Se sigue así una carrera contra el reloj en la que cada Administración diseña su propio plan de actuación. En el caso de Reino Unido, por ejemplo, se apostó inicialmente por una estrategia clara de vacunar de forma masiva a los ciudadanos con primeras dosis, aun a costa de retrasar las segundas y de no respetar los plazos fijados por los fabricantes. El resultado: la mitad de la población ha recibido al menos una dosis.

Los retrasos en el suministro y una mayor cautela han provocado que en Euskadi este proceso marque otros tiempos, pero avanzando. La inmunización por grupos de edad sigue su curso y, según desveló ayer Urkullu en el pleno de control en el Parlamento Vasco, prácticamente toda la población mayor de 50 años podría haber culminado la pauta antes del verano. Son las previsiones que maneja el Departamento de Salud en un contexto en el que la curva de contagios "parece haber tocado techo" después de tres días consecutivos en los que desciende la incidencia acumulada en catorce días.

tendencia a la baja

La situación sigue siendo preocupante en Euskadi, que registra 532,9 casos por 100.000 habitantes, lo que supone más del doble de la media del Estado (230 casos). Una comparativa en la que Gipuzkoa (709,13 casos) es el territorio más afectado y necesitará todavía varias semanas para que la tendencia a la baja se consolide y permita aliviar la tensión hospitalaria. El lehendakari insistió por ello en la necesidad de seguir manteniendo las restricciones, a la espera de ver qué ocurre a partir del 9 de mayo, una vez que decaiga el estado de alarma.

La cuarta ola que se inició el 11 de marzo y se sigue empleando con virulencia en los hospitales, comienza a remitir. El pico se habría alcanzado el 21 de abril, cuando se detectaron 1.013 positivos. "La tasa parece haber tocado techo este pasado lunes", tras una fase ascendente que ha mostrado un comportamiento distinto al de olas anteriores.

El incremento de los contagios ha sido más paulatino, no tan agresivo, pero se ha prolongado durante más tiempo. Dicho de otro modo, la inclinación de la curva ha sido menos vertical y el pico más bajo, pero la capacidad de contagio que ha mostrado el virus ha durado más.

Uno de los objetivos más inmediatos es reducir la ocupación de las UCI de Euskadi, donde en estos momentos hay 189 personas ingresadas, según el último boletín. Sigue siendo una cifra muy elevada, y la presión se mantendrá, teniendo en cuenta que desde que se produce un contagio hasta que el afectado es ingresado transcurren del orden de diez días. Y el problema es que el virus sigue estando muy presente.

Son otras 808 personas contagiadas en las últimas horas, con una presencia casi hegemónica de la cepa británica, que prácticamente ha suplantado a la variante original. A la hora de buscar las razones por las cuales se mantiene en el tiempo esta cuarta ola, hay factores que han podido tener una incidencia directa, como el puente de San José del 19 de marzo, la Semana Santa y la celebración de las finales de Copa y la Itzulia.

aguantar en mayo

El objetivo del Departamento de Salud es llegar "cuanto antes" a una tasa inferior a los 200 casos por 100.000 habitantes, pero todavía aguardan días difíciles. "Estamos en un escenario 3 sobre 5, cerca del 4, y, aunque la tasa baje las próximas semanas, la presión sobre el sistema sanitario se mantendrá durante el mes de mayo", explicó ayer Urkullu, que dejó entrever que las restricciones podrían prolongarse hasta junio, al menos aquellas que no queden invalidadas al decaer el estado de alarma. "Dijimos que no eran medidas pensadas para unos días, sino proyectadas para ser útiles durante semanas. Mayo y junio serán meses de especial relevancia, que nos pueden llevar a afrontar el último intento de dominar la pandemia", recalcó.

La prevención y el proceso de vacunación son las únicas alternativas. El 100% de residentes y profesionales de centros sociosanitarios ya ha recibido la segunda dosis, porcentaje que es del 97,3% en el caso de los profesionales de Osakidetza y del 73,4% en el ámbito de los centros privados de salud. Por su parte, todos los agentes de la Ertzaintza menores de 55 años ha recibido la primera dosis y también el 100% de profesionales y usuarios de otros servicios sociosanitarios menores de esa edad, al igual que el 100% en el ámbito de la educación no universitaria con menos de 55 años.

noticias de noticiasdegipuzkoa