Juzgan por maltratar a su pareja, a la que puso un cuchillo en el cuello cuando dormía junto a su hijo

15.03.2021 | 13:46
Juzgado de Donostia.

Un hombre se enfrenta a penas que suman veinte años de cárcel acusado de violar y maltratar física y psicológicamente a la madre de sus dos hijos, a la que en una ocasión presuntamente llegó a poner un cuchillo en el cuello mientras dormía junto a uno de los menores en su domicilio de Donostia.

Los hechos habrían tenido lugar durante la relación de pareja, repartida en dos momentos diferentes, el primero entre los años 2009 y 2017, y el segundo (cuando ambos la retomaron tras una ruptura), desde junio de 2018 a agosto de 2019; períodos en los que el inculpado habría ejercido "violencia psíquica y física" sobre su compañera "de manera habitual en forma de agresiones, desvaloraciones y desprecios".

Según el escrito de acusación provisional de la Fiscalía, el inculpado presuntamente controlaba las amistades de la mujer, le revisaba el teléfono móvil, y la insultaba, además de "agarrarla, abofetearla" y aferrarla por el cuello, en ocasiones en presencia de sus hijos.

Asimismo era habitual que le escribiera mensajes insultantes al móvil con expresiones como: "hija de puta, perra, gorda de mierda" y "llegarás a perecer", entre otros menosprecios.

El texto describe una situación concreta, ocurrida a finales de 2018 en la cocina de la vivienda familiar, donde el procesado lanzó una lata de cerveza contra la víctima que ella "consiguió esquivar", así como otro episodio en el que, aprovechando que la mujer dormía en una habitación con uno de sus hijos, supuestamente le colocó un cuchillo de cocina en el cuello "con ánimo de amedrentarla", aunque lo retiró cuando la perjudicada y el menor despertaron.

Meses más tarde, en abril de 2019, el hombre, "movido por su ánimo libidinoso", comenzó a desvestir a su compañera, cuando esta se encontraba en la cama, "con intención de mantener relaciones sexuales" y, aunque ella le expresó su negativa y se puso a llorar, se inició un "forcejeo" entre ambos durante el que presuntamente la violó.

En otra oportunidad, en agosto del mismo año, se desencadenó una discusión en el domicilio, tras la que el procesado habría propinado un puñetazo en el ojo derecho a la damnificada, y unos días después, en el mismo lugar, supuestamente le tiró del pelo, la agarró del cuello y le dio un nuevo puñetazo en el otro ojo, mientras la insultaba, en presencia de uno de los menores.

El escrito del Ministerio Público desvela que la víctima presenta afectación psicológica "que resulta correlacional a los hechos" y que además son compatibles "con la exposición a una situación de desigualdad característica de la violencia de género".

Asimismo precisa que el procesado presenta "factores psicosociales de riesgo que pudieran resultar relevantes respeto a una supuesta situación de violencia sobre la mujer".

La Fiscalía considera que estos hechos son constitutivos de distintos delitos de agresión sexual, maltrato habitual y no habitual, amenazas no condicionales y vejaciones injustas, por los que reclama penas que suman 20 años de cárcel y 30 días de localización permanente para el imputado, entre otras penas accesorias.

Estaba previsto que el juicio contra este hombre tuviera lugar este lunes en la Sección Tercera de la Audiencia de Gipuzkoa, aunque ha tenido que ser aplazado ante la incomparecencia del procesado.