Las denuncias por violencia machista bajaron un 9,7% en la CAV en 2020 fruto de la pandemia

Se presentaron 5.355 querellas y el número de víctimas asciende a 5.262, un 7,9% menos que en 2019

15.03.2021 | 18:39
Manifestación en Donostia el pasado 25 de noviembre, Día Contra la Violencia Machista

Cuando se cumple un año del decreto del primer estado de alarma que nos mantuvo encerrados en casa durante más de un mes y medio, se confirma que el confinamiento tuvo un efecto directo en el descenso de las denuncias por violencia machista y no por ello en las agresiones que sufrieron las mujeres en el ámbito doméstico.

Según el informe publicado hoy por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el descenso de las denuncias por violencia de género fue generalizado en todo el Estado (-10,31%), y en el caso de los juzgados vascos, registraron una caída del 9,7% con respecto a las presentadas en 2019. En concreto, se presentaron en Euskadi un total de 5.355 y el número de víctimas fue de 5.262, un 7,9% menos que el año anterior. Según este informe, de las denuncias recibidas en Euskadi, 3.310 correspondieron a víctimas españolas y 1.952 extranjeras.

El número de supuestas maltratadas que se acogieron a la dispensa de la obligación de declarar contra su agresor fue de 395, un 44,1% menos que en el año anterior. De ellas, la mayoría fueron españolas, 234, y 234 extranjeras.
En cuanto a las órdenes de protección, en los juzgados vascos de violencia sobre la mujer se incoaron 560, un 32,9% menos. De ellas fueron aceptadas 316, denegadas 234 e inadmitidas diez. Además los juzgados de lo Penal dictaron 595 sentencias condenatorias, un 28,6% menos y 277 absolutorias (-13,2%).

Durante 2020 hubo en Euskadi 943 personas enjuiciadas por estos delitos, frente a los 1.094 de 2019 (-13,8%). De ellas, 884 fueron condenadas y 59 absueltas.

Los juzgados de menores enjuiciaron a trece personas de menos de 18 años por delitos contra la violencia de género, los mismos que en el ejercicio anterior.

Pese a este descenso generalizado en los casos de violencia contra la mujer, desde el Instituto vasco de la Mujer, Emakunde, se lanza un mensaje de cautela: "Hay que hacer una lectura en el contexto de la pandemia", ha advertido en declaraciones a este periódico su directora, Izaskun Landaida, quien ha precisado que el hecho de que "hayan descendido el número de casos denunciados no quiere decir que hayan descendido los casos de violencia contra las mujeres". "La evidencia de crisis anteriores muestra que cuando el estrés social aumenta, también lo hacen los casos de violencia contra las mujeres, por eso no cabe asociar necesariamente el descenso del número de las denuncias con una disminución de las situaciones de violencia, sino con una mayor invisibilidad de las mismas y quizá un cambio en las estrategias de protección elegidas por las mujeres", ha aseverado Landaida.

En los mismos términos se manifestó la presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Ángeles Carmona, quien ha remarcado las dificultades que han tenido las mujeres durante la pandemia para denunciar a sus agresores, especialmente durante los meses del confinamiento, cuando se encontraban "en casa, bajo el control constante de sus agresores". Una situación que, según Carmona, ha hecho que más de 17.000 mujeres en todo el Estado hayan dejado de denunciar. Por ello, ha subrayado, "estos datos no pueden llevarnos al optimismo".