Coronavirus en Gipuzkoa | La vacuna de Pfizer se empezará a suministrar en la residencia Betharram de Hondarribia

Llegan a Euskadi desde Bélgica las primeras 405 dosis, que se aplicarán este mismo domingo

26.12.2020 | 08:32
Una mujer recibe la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Residentes y personal sanitario de la residencia Betharram de Hondarribia serán los primeros en recibir en Gipuzkoa este domingo la vacuna Pfizer-BioNTech, la primera que se suministra en la Unión Europea y que requerirá de una segunda dosis 21 días después. El mismo día que arranca la vacunación a nivel del continente también lo hará en el territorio histórico, con la aplicación de parte de las 405 dosis que han llegado a la Comunidad Autónoma Vasca. Esta vacunación será gratuita y universal para la población, así como simultánea en Araba y Bizkaia.

Las primeras unidades llegaron este mismo viernes a los tres territorios de la CAV, donde de manera simbólica se comenzará a vacunar el mismo domingo. En el caso de Gipuzkoa, este gesto ha recaído en la residencia de Caser en la ciudad hondarribiarra, que será donde comience un proceso que se espera suponga un punto de inflexión en la evolución de la pandemia, aunque no el final inmediato de esta.

La vacuna de Pfizer-BioNTech, que recibió la luz verde de la Agencia Europea del Medicamento el pasado lunes, necesita de dos dosis (la segunda, a aplicar 21 días después de la primera) y es la primera que se suministra en la Unión Europea, aunque otras de distintos laboratorios también se encuentran en fases avanzadas.

En este caso concreto, esta vacuna ya lleva semanas operativa en países como Reino Unido, que comenzó su vacunación hace quince días en un esfuerzo logístico sin apenas precedentes, que es el que afrontan ahora los sistemas de salud de los Estados-miembro.

Se espera que a los tres territorios de la Comunidad Autónoma Vasca lleguen del orden de 16.000 dosis cada semana, que tras vacunar a los residentes y el personal sanitario de residencias y centros de grandes dependientes, les seguirá el resto de personal sanitario y los grandes dependientes no institucionalizados, en una línea similar al plan trazado por el Gobierno español.

Eficaz y segura

Analizadas las evidencias científicas del antídoto, los expertos coinciden en que hay incertidumbres cómo cuánto dura la eficacia de la vacuna (con todas ocurre lo mismo al principio) o los posibles efectos secundarios. De momento, y ya van semanas de suministro en otros países, el presidente de la Sociedad Española de Vacunología, Amós García Rojas, explica en diez claves que "los más normales podrían ser fiebre, sensación de cansancio y dolor en la zona de administración. Pero el más terrorífico es no ponértela, porque se está creando el terreno adecuado para seguir aumentando la cifra de más de un millón y medio de muertos que tenemos en el mundo por esta enfermedad".

Su eficacia ronda el 95% en los grupos de población analizados (el gran ensayo fue en un grupo de más de 20.000 personas), aunque los científicos esperan ahora para conocer al porcentaje de efectividad una vez se aplique el antídoto de forma masiva. Lo probable es que "a lo mejor" ese 95% se reduzca algo, aunque se apunta a que será elevada.