Coronavirus en Euskadi | El Gobierno Vasco, "flexible" para lograr un acuerdo estatal de cara a las navidades

Euskadi pedirá hoy levantar el confinamiento perimetral de las comunidades

02.12.2020 | 00:52
Bingen Zupiria, junto a Olatz Garamendi, en la rueda de prensa de ayer. Foto: Irekia

donostia – Una semana después de proponer al Gobierno central una redacción "más contundente" de las medidas restrictivas para navidades, ya que algunos enunciados podían entenderse "como un llamamiento a la movilidad", el Gobierno Vasco opta ahora por proponer que se flexibilicen las restricciones de manera puntual para las fechas navideñas en aras a lograr un acuerdo hoy en la Comisión Interterritorial, en la que autonomías y Ministerio de Salud tratarán de consensuar medidas comunes para hacer frente al COVID-19 en las próxima fiestas.

El consejo asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi cerró el lunes una propuesta que llevará hoy a la Interterritorial para que en navidades se levante el confinamiento perimetral de municipios y comunidades autónomas y se autoricen agrupaciones máximas de diez personas los días de celebraciones, además de apoyar que se amplíe la movilidad nocturna el 24 y el 31 de diciembre hasta la una de la madrugada.

El portavoz del Ejecutivo, Bingen Zupiria, dijo ayer tras la reunión del Consejo de Gobierno Vasco que Euskadi defenderá hoy esta postura porque considera que sería positivo lograr "un acuerdo básico" en toda España sobre movilidad y reuniones de personas, exclusivamente en las comidas y cenas familiares del 24, 25 y 31 de diciembre y del 1 y el 6 de enero. "Serían las únicas excepciones a una situación de restricciones muy duras que vamos a seguir viviendo. Igual merece la pena ser flexibles en un par de puntos para alcanzar un acuerdo", indicó Zupiria, aunque también dijo que "cuanta menos gente mejor, cuanto menos unidades convivenciales mejor".

En este sentido, hizo hincapié en que el gabinete de Iñigo Urkullu sigue considerando que es preciso reducir al máximo la movilidad y los viajes "para todo lo que no sea imprescindible", y que es necesario "hacer todo lo posible para evitar aglomeraciones y agrupaciones de personas". Mensajes que pueden considerarse contradictorios si se permite la libre movilidad y las reuniones de hasta diez personas.

Zupiria precisó que en las reuniones familiares puede haber riesgo de contagio "con seis personas, con diez, con cuatro o con quince" porque las únicas medidas para tratar de garantizar la seguridad hasta que se vacune a la población pasan por "la distancia entre personas, la mascarilla, no tocarse, no besarse y la limpieza, siendo seis o siendo diez".

En cuanto al toque de queda, también dejó claro que la ampliación hasta la una de la madrugada sería únicamente para Nochebuena y Nochevieja , ya que al margen de ambas fechas "no está prevista la modificación (del toque de queda a las 22.00 horas) en muchas semanas".

Sobre la hostelería, el portavoz dijo que en la reunión del próximo 9 de diciembre el LABI analizará la situación epidemiológica para debatir si toma o no la decisión de suavizar las actuales restricciones, que pasan por el cierre del sector en Euskadi.

El coordinador de la comisión técnica para el control de la pandemia en Euskadi, Jonan Fernandez, en una entrevista en Radio Euskadi, ahondó ayer en el mensaje de lograr unas medidas "comunes" en todo el Estado y advirtió de que la Navidad puede ser "el final de la segunda ola o el principio de otra ola epidémica". Por ello, indicó que "la mejor vacuna" es la responsabilidad de toda la población.

evitar una "resaca" en enero El alcalde de Donostia, Eneko Goia, por su parte, calificó ayer de "razonable" el planteamiento del Gobierno Vasco sobre las restricciones en las fiestas navideñas porque considera "lógico y deseable" que impere "un criterio parecido en todas partes".

De lo contrario, se podrían generar "movimientos inducidos" hacia lugares con menos restricciones, opinó Goia, preguntado por la propuesta de flexibilizar puntualmente las limitaciones en las fechas navideñas. Eso sí, el alcalde donostiarra cree que lo acordado debe "ir acompañado de un llamamiento a la responsabilidad" para que las medidas no sean interpretadas como "una relajación" ante la pandemia. Si no, considera que "podemos tener una resaca monumental en enero".

Zupiria dice que "merece la pena ser flexible en un par de puntos", aunque pide "hacer todo lo posible para evitar aglomeraciones"