Eudel avisa de la vulnerabilidad de las mujeres por la crisis

Propone a todas las instituciones una declaración que denuncia la proliferación de casos de violencia machista durante la pandemia

09.10.2020 | 00:30
Una concentración celebrada en Legazpi en repulsa por una agresión machista, el pasado julio. Foto: Javi Colmenero

donostia – Eudel propondrá a todas las instituciones vascas una declaración que constata que la violencia machista ha proliferado durante la crisis sanitaria y reclama que las instituciones vascas se coordinen y pongan todos los medios que fueran necesarios para proteger a las mujeres.

La Comisión Ejecutiva de Eudel, en su reunión del mes celebrada por videoconferencia ayer, aprobó un texto de cara al 25 de noviembre, día contra la violencia machista, que remitirá a los municipios para que, desde la autonomía local, puedan debatirlo y modificarlo antes de esa fecha.

El texto fue compartido también con Emakunde y con la Red de Municipios por la Igualdad (Berdinsarea) que impulsan Eudel.

Según recoge, "la pandemia de la COVID-19 ha puesto nuestras vidas y comunidades en jaque, desafiando seriamente la salud, la seguridad y el bienestar de todas las personas y la vida en comunidad" y ha supuesto "un caldo de cultivo para que la violencia machista prolifere, se multiplique y se reproduzca".

"Esta violencia es una manifestación de las desiguales relaciones de poder y de la discriminación contra las mujeres, que se ven agravadas por las crisis sanitaria, social y económica que estamos viviendo" y hay que "poner el foco en las mujeres y niñas que enfrentan violencia en sus hogares, en sus trabajos, en sus espacios de vida", según Eudel.

La declaración que se llevará a los ayuntamientos insta a "seguir trabajando para generar las condiciones adecuadas para evitar su aislamiento, desprotección e invisibilidad" ya que "la sociedad exige a las instituciones que hagan de la violencia machista contra las mujeres una prioridad política".

Por ello, se propone a cada ayuntamiento que se comprometa a "analizar el impacto que la crisis del COVID está teniendo en el empobrecimiento y la vulnerabilidad de las mujeres para poder diseñar actuaciones específicas de apoyo" e "incorporar la perspectiva de género en las medidas dirigidas a paliar las pérdidas de empleo, ingresos y otros impactos negativos de la crisis" y que "suponen un obstáculo para que puedan salir de situaciones de violencia machista".

Cada municipio asumirá que debe "diseñar nuevas políticas que garanticen el derecho a la protección de todas las mujeres" y "sostener, mejorar y adaptar los servicios de atención y apoyo" para las víctimas.