Un positivo obliga a cerrar un aula de un colegio de Donostia

El menor, de nueve años, y sus 24 compañeros deberán permanecer confinados los próximos días

11.09.2020 | 02:17

donostia – El positivo en COVID-19 de un alumno de Primaria del colegio Aldapeta María Ikastetxea de Donostia ha obligado a confinar a sus 24 compañeros, de entre ocho y nueve años, y al tutor de los pequeños, en sus respectivos domicilios, informó ayer a través de una nota el director del centro, José María Felices.

Según explicó el responsable del colegio, el más grande de la capital guipuzcoana, fueron los padres del niño, que cursa tercero de Primaria, quienes detectaron los primeros síntomas y tras confirmar el positivo lo comunicaron al centro que seguidamente contactó con el Servicio Vasco de Salud e inició el protocolo previsto para estas situaciones.

De esta manera, se acordó el confinamiento de los niños del aula afectada y se remitió una carta a todas las familias de los menores implicados con la explicación de lo sucedido y con detalles de las medidas que seguir en el confinamiento durante los próximos días.

Asimismo, el colegio, a cuyas clases acuden 1.400 alumnos, aunque está previsto que en las siguientes jornadas lleguen a 2.100 con la incorporación de los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, dirigió una nota a Osakidetza con la relación de afectados para que contacte con las familias, comiencen los rastreos y adopten las decisiones precisas.

Felices explicó que todo ello se enmarca en el compromiso del colegio de facilitar a los padres "siempre una información clara y transparente", así como con el resto de miembros del centro.

El director apeló además a la "responsabilidad" por parte de las familias, de todo el equipo del colegio y de las personas que acceden a él, así como a la "flexibilidad" ante situaciones como esta para "modificar planteamientos" que podrían llevar a cambiar algún horario o, como en este caso, cerrar un aula, porque, según indicó, "la salud de las criaturas lleva prioridad".

Precisó, no obstante, que en las próximas fechas el centro funcionará "con normalidad" manteniendo las entradas y salidas previstas y siguiendo el protocolo actual, "con la imposición de gel hidroalcohólico" en los accesos y entradas escalonadas, entre otras medidas.

Asimismo, pidió también la colaboración de las familias para que, en cuanto noten que su hijo tiene "el más mínimo síntoma" colaboren "responsablemente" dando aviso y no llevando al alumno al centro.

"Un protocolo lógico y familiar en el que nosotros nos apoyamos igual que las familias se apoyan en nosotros para que les atendamos ante cualquier alteración que puedan tener", aclaró. "Responsabilidad, flexibilidad y sobre todo atención a la salud", concluyó.