Tensión con los hosteleros

"El nivel de contagios en el ocio nocturno no justifica las medidas generales", dice Kino Martínez

15.08.2020 | 00:57
Trabajadores y propietarios de la hostelería nocturna forcejan con la Ertzaintza en protesta delante de la basílica de Santa María, en Donostia, que celebraba la Salve.

donostia – Las asociaciones de Hostelería de Euskadi, que ayer lograron parar temporalmente el adelanto en la hora de cierre de los locales de ocio nocturno, proseguirán con su batalla judicial contra las nuevas restricciones y también recurrirán, cuando se publique, la orden que plasmará el acuerdo estatal para cerrar discotecas, bares de copas y salas de baile y limitar el horario de los bares. "En tanto en cuanto esa orden no se dicte, los pubs y discotecas de Euskadi podrán mantener su actividad hasta las tres o las cinco de la madrugada", señalan desde la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa.

Ayer los hosteleros vascos ganaron una batalla en su guerra contra las restricciones impuestas al ocio nocturno –adelanto del horario de cierre y prohibición del uso de pista de baile– como medida de prevención ante el coronavirus, pero son conscientes de que ese triunfo tiene las horas contadas. Y es que poco después de que la Sala de lo Contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) emitiera la resolución que estima parcialmente el recurso de las asociaciones de Hostelería de Gipuzkoa y Bizkaia contra la orden del Gobierno Vasco de 28 de julio, el ministro de Sanidad anunciaba en Madrid un acuerdo con las comunidades autónomas para cerrar los locales de ocio nocturno y recortar el horario de la hostelería en todo el Estado. No obstante, los hosteleros vascos resaltan que "hasta que esta nueva medida no se convierta en orden y se publique en el Boletín Oficial, estamos hablando de recomendaciones o una declaración de intenciones que cada comunidad autónoma debe concretar".

La decisión del TSJPV reconociendo parcialmente los argumentos de los hosteleros vascos, y la posterior recomendación del Gobierno español para endurecer las medidas en el ocio nocturno a nivel estatal crean una situación anómala y contradictoria en Euskadi, donde durante un tiempo indeterminado no habrá restricciones horarias. "La situación en estos momentos en Euskadi es que los locales del grupo III (bares especiales, whiskerías, clubes, bares americanos, pubs, disco bares, karaokes y asimilables) pueden estar abiertos hasta las 3 de la madrugada y los del grupo IV (salas de fiestas, salas de baile, discotecas, cafés-teatros, restaurantes con espectáculos y asimilables), hasta las 5 de la madrugada", explican desde la Asociación: "Esto se mantendrá así en tanto en cuanto no llegue la orden del Departamento de Salud o el decreto del Gobierno central que establezca unas medidas diferentes. Y cuando eso llegue ya analizaremos si se recurre o qué se hace".

"Que se haya reconocido nuestro recurso a la orden del Gobierno Vasco es positivo y refuerza nuestro planteamiento de que la salida de los locales debe ser de forma escalonada y que poniendo un cierre a una hora concreta no se soluciona nada", señala Kino Martínez, vicepresidente de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, que añade que el lunes habrá una reunión "entre representantes de hosteleros de toda España": "Veremos cómo lo planteamos. Se puede recurrir todos juntos o cada asociación territorial".

Martínez expone que no está justificado este cierre de discotecas y el límite horario para el resto de bares: "El nivel de contagios en ocio nocturno no justifica las medidas generales. Afecta a 4.000 personas en Euskadi y eso hay que tenerlo en cuenta y a la hostelería no se le ayuda como se hace con otros sectores".

"palos de ciego" Hosteleros guipuzcoanos consultados por este periódico lamentan que la decisión a nivel del Estado no está justificada. "Llevamos más de dos semanas con horarios limitados por la noche y los contagios no han bajado. Al revés. Se nos está criminalizando a los locales nocturnos", dice Eneko, uno de los gestores del Doka, que sigue cerrado desde que el decreto del Gobierno Vasco obligó a cerrar los bares, pubs y discotecas a la 1.30 horas.

Tras la sentencia del TSJPV, se pregunta Eneko "quién va a pagar a los hosteleros el perjuicio económico que ha supuesto todo esto. Muchos locales están a punto de cerrar". El gestor del Doka critica las decisiones políticas: "Están dando unos palos de ciego increíbles sin mirar otros sectores, por ejemplo las fábricas".

"Entre lo que ha salido del TSJPV y el BOE que no sabemos cuándo va a salir, es un lío, no sabes ni qué hacer", reconoce Rubén, encargado del Txurrut, que a última hora de la tarde de ayer no sabía aún qué iba a hacer por la noche. "Puedo abrir hasta las tres, pero no sé, dependerá un poco lo que hagan también los bares de alrededor. Aunque tampoco es que esperamos un excesivo negocio", admite: "Está siendo el 14 de agosto más raro en los 29 años que llevo en la hostelería".

José Mari, uno de los dueños del Errotatxo, tampoco entiende que el ocio nocturno esté en el punto de mira: "Entras en cualquier bar de pintxos y está abarrotado. No lo entiendo. Pagamos el pato unos pocos, pero digo yo que o cerramos todos o ninguno, ¿no? Como somos menos, pues nos cierran a los bares de copas".

José Mari también está a la espera de saber cuándo tendrá que cerrar a la una: "No sabemos qué día empiezan las normas. Hoy (por ayer) vamos a cerrar a la 1.30 horas, como estos últimos días. Y cuando salga la orden en el BOE, pues la acataremos".

"total aberración" A nivel estatal, el presidente de la organización España de Noche, Ramón Mas, avanzó ayer que el sector del ocio nocturno llevará a los tribunales la decisión del Gobierno español y las autonomías de cerrar discotecas, bares de copas y salas de baile para atajar el incremento de casos de COVID-19, al tiempo que exigió a las comunidades autónomas que establezcan medidas de rescate para las empresas del sector.

El presidente de la organización empresarial de discotecas y salas de fiesta consideró una "total aberración" esta decisión, que se ha tomado "sin hablar" con las patronales del ocio ni con los empresarios, y sin ofrecer ningún plan de rescate ni de ayudas, aseguró, para este sector que supone un 1,8% del PIB, que genera 200.000 puestos de trabajo y que comprende 25.000 empresas.

La situación

Justicia

Horarios. El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha estimado parcialmente el recurso de las asociaciones de hostelería de Gipuzkoa y Bizkaia en el que reclamaban la suspensión cautelar de las restricciones horarias y de uso de pistas de baile del ocio nocturno, por lo que estos locales ya no tendrán que cerrar a la 1.30 de la madrugada, como ordenaba el Gobierno Vasco.

Medidas

Cierre. Las comunidades autónomas y el Gobierno español acordaron ayer cerrar los locales de ocio nocturno (discotecas, salas de baile y bares de copas) en todo el Estado, por lo que las asociaciones de hostelería de Gipuzkoa y Bizkaia presentarán recurso contra la orden que establezca esta medida.

Argumentos

Pérdidas. En los fundamentos jurídicos de su fallo, el TSJPV entiende que el mantenimiento del recorte de horarios en el ocio nocturno puede generar a las empresas de hostelería un perjuicio económico "de muy difícil o imposible reparación" y considera que, de la documentación aportada al caso por el Gobierno Vasco, se desprende que los brotes en pubes y discotecas "no representan un número especialmente significativo".

Protestas

tensión. Un grupo de hosteleros se manifestó ayer en la Parte Vieja de Donostia para protestar contra los límites horarios del ocio nocturno. Haciendo uso de todo tipo de artilugios de ruido protestaron por varias calles de la Parte Vieja, donde se vivieron algunos momentos de tensión. Y es que la manifestación coincidió con la salida de la tradicional Salve, celebrada en la basílica de Santa María, y a la que acudieron representantes del Ayuntamiento de Donostia. La Ertzaintza levantó un cordón policial para proteger a los cargos políticos presentes en el lugar y hubo enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes.