La ONCE reduce un 43% su facturación en Euskadi

La irrupción del COVID-19 ha afectado a las ventas pero no al empleo

08.08.2020 | 01:26
Los asistentes al acto en el que ayer se informó de los efectos del COVID en la ONCE. Foto: N.G

donostia – La ONCE ha reducido en Euskadi su facturación un 43% por el COVID-19 en lo que va de año, mientras que las ventas han disminuido entre un 10% y un 12% tras el confinamiento. No obstante, el Grupo Social ha destacado que ello no ha tenido "consecuencias" a nivel laboral en la plantilla de vendedores.

El delegado territorial de la ONCE en el País Vasco, Juan Carlos Andueza, y el presidente del Consejo Territorial, Rafael Ledesma, presentaron ayer en Bilbao los datos de la actividad social y económica durante 2019. La cita contó también con la presencia de trabajadores del Grupo Social que narraron sus experiencias.

Según los datos dados a conocer, los ingresos por venta de productos de lotería ascendieron en 2019 a 2.253 millones de euros en todo el Estado, un 4,4% más que en 2018. Por su parte, la facturación de las empresas sociales agrupadas en Ilunion se incrementó un 5,8%, hasta los 979 millones. En lo que respecta a los datos de Euskadi, los ingresos el pasado año fueron de 50,3 millones.

Juan Carlos Andueza, destacó así los buenos resultados alcanzados, que atribuyó al "capital humano que forman sus trabajadores, así como a la sociedad española y vasca que sigue creyendo en nosotros".

Unos resultados que, según afirmó, "permiten afrontar" el parón generado por la pandemia y que garantizan seguir trabajando en la creación de "empleo y en la formación".

La pandemia, concretó, ha generado una "diferencia en la facturación del 43%" con respecto al pasado ejercicio tras haber estado "tres meses sin poder vender un solo cupón", mientras que las ventas han disminuido entre el 10% y el 12% tras el confinamiento.

menos vida en la calle "La vida en las calles no es la que era en los tres primeros meses del año, que nos iba muy bien", reconocieron, al tiempo en que confiaron en que se "reactive la vida social" y con ella, las ventas.

No obstante, incidieron en que nada de ello ha tenido "consecuencias" a nivel laboral en la plantilla de vendedores. De este modo, afirmaron que como Grupo Social lucharán por mantener todo el empleo y, si mejora la coyuntura, incluso "contratar más gente".

La ONCE cuenta en todo el Estado con 72.000 afiliados, de los que 3.379 corresponden a Euskadi, donde más de 80 voluntarios han atendido las necesidades de los afiliados durante el confinamiento. Asimismo, se ha prestado los hoteles Ilunion para sanitarios y enfermos de COVID-19.

En 2019 se aprobaron un total de 2.116 proyectos de formación, accesibilidad y empleo para personas con discapacidad, 37 de ellos en Euskadi. Ilunion cuenta con 19 centros de trabajo en la CAV, de los que siete son centros especiales de empleo.

Respecto a los datos de empleo, en Euskadi el Grupo Social ONCE generó 411 nuevos puestos de trabajo el pasado ejercicio. De este modo, se contrataron 110 agentes vendedores y llevó a cabo 23 contratos indefinidos, de los que 17 corresponden a agentes vendedores. En la última década, solo en el País Vasco se impulsaron así un total de 9.031 empleos.