El conflicto de las residencias, estancado tras una reunión solo con UGT

12.02.2020 | 14:52
El conflicto de las residencias, estancado tras una reunión solo con UGT

DONOSTIA. El conflicto laboral en las residencias de mayores de Gipuzkoa sigue estancado después de que este miércoles haya concluido sin ningún avance una nueva reunión de la mesa negociadora del convenio provincial, a la que por la parte social sólo ha asistido UGT, que tiene un 10 % de representación en el sector.

Los delegados de ELA, central mayoritaria con un 60 % de representatividad, ya anunció a la salida de la última convocatoria, celebrada el pasado 23 de enero, que se "levantaba de la mesa" porque la propuesta presentada por la patronal no cumplía sus "reivindicaciones mínimas".

LAB, que representa casi al 20 % de las trabajadoras del sector, y CCOO, que cuenta con en torno al 10 %, tampoco han asistido hoy, por primera vez, a la mesa de negociación.

La cita se ha celebrado esta mañana en la sede del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) en San Sebastián con presencia únicamente de UGT y de Adegi, Lares, Matia 2020 y la Asociación de Centros Gerontológicos de Gipuzkoa, las cuatro patronales que agrupan a las empresas concesionarias de la gestión del servicio en las residencias y centros de día de mayores y dependientes del territorio.

En el exterior, se han concentrado cerca de 200 personas, en su mayoría trabajadoras que secundan las huelgas convocadas por ELA y que cumplen hoy 212 jornadas de paro acumuladas desde septiembre de 2018.

A su lado, estaban también familiares de usuarios de las residencias agrupados en la asociación Gipuzkoako Senideak, junto a algunas delegadas de LAB y CCOO, quienes a través de sus pancartas han exigido una "solución" a la Diputación Foral.

En declaraciones a los medios informativos, el portavoz de los familiares, Xabier Pierrugues, ha denunciado que se está "jugando con vidas humanas" y que "cada vez hay más enfermedades" entre los ancianos y "dejadez en los centros", por lo que ha exigido "una solución inmediata" a este conflicto.

El responsable de ELA Txomin Lasa ha considerado "un paso positivo" que LAB y CCOO no hayan acudido a la reunión con la patronal para "no legitimar" una negociación que, a su juicio, es "una farsa" porque las patronales no tienen "voluntad negociadora".

Ha animado a ambas centrales a ir más allá y sumarse a sus huelgas, y preguntado por la falta de unidad de acción con estos dos sindicatos, y con la asociación de familiares en materia de movilizaciones, ha dicho que "para cuando han llegado a este conflicto", ELA acumula ya "tres años de negociaciones, dos de movilizaciones y más de doscientos días de huelga".

El delegado de la central mayoritaria ha insistido en que seguirán con su "lucha en la calle" con el fin de que la Diputación "se sienta interpelada y presionada, y ponga una solución".

Ane Sarriegi, de LAB, ha explicado por su parte que no han estado presentes en la mesa negociadora de hoy porque el planteamiento de la parte empresarial en la anterior fue "inaceptable", si bien ha expresado su disposición a "escuchar propuestas serias" dirigidas a lograr un convenio sectorial.

"No se entiende que tres años después" de constituida dicha mesa, las patronales hayan ofrecido una propuesta que no contempla los años 2018 y 2019, ha dicho Sarriegi, quien ha culpado a la parte empresarial y a la Diputación Foral de querer "secuestrar el convenio provincial", que es "la única herramienta para regular el sector".

La representante sindical ha criticado que ELA haya "rechazado" su reciente propuesta de "movilizaciones conjuntas", así como "unir fuerzas" con los allegados de los residentes, algo que sí ha aceptado CCOO, como ha confirmado su delegada Abi Muñoz, quien ha agregado que la oferta de la parte empresarial del pasado 23 de enero "reírse" de las trabajadoras "a la cara".

La delegada del único sindicato que ha acudido a la cita, Marili Granado (UGT), ha considerado por su lado "una irresponsabilidad" la ausencia del resto pues es el lugar "donde hay que negociar", a pesar de que la mesa lleve tres años en marcha, "la mayor parte del tiempo en 'stand by'" y el último planteamiento de las patronales sea "a todas luces insuficiente".

Juan Ramón Apezetxea, de la asociación de Centros Gerontológicos de Gipuzkoa, que dispone del 10 % de representatividad en la mesa, ha calificado de "incomprensible" la inasistencia de la mayoría sindical, a la que ha acusado de "dejación de su obligación".

Ninguno de los responsables de las otras tres patronales del sector -Adegi, que representa al 36 % de las empresas en la mesa; Matia 2000 (27 %) y Lares (27%)- ha hecho declaraciones tras la reunión, que ha concluido sin fijar siquiera fecha para un próximo encuentro.