Gipuzkoa invertirá 48’3 millones en cuatro años para acondicionar tres túneles de la A-15

Se mejorará la seguridad en las galerías de Belabieta, Gorosmendi y Oindolar
La pasada legislatura se invirtieron 12 millones en adecuar el paso de San Lorentzo

09.02.2020 | 08:30
Los túneles de Belabieta, de 1.828 metros de longitud, serán dos de los seis tubos que se renovarán durante la presente legislatura.

donostia - La Diputación de Gipuzkoa invertirá 48,3 millones en los próximos cuatro años en acondicionar tres túneles de la Autovía de Leitzaran (A-15) a las exigencias que recoge Europa para este tipo de instalaciones con más de 500 metros de longitud integradas en la red transeuropea de carreteras. Se trata de actuaciones dirigidas a mejorar la seguridad de los túneles, tales como contar con sistemas contra incendios, áreas de evacuación, de detección de incidentes, de megafonía y ventilación y puntos de socorro, entre otros.

Según dio a conocer ayer la portavoz foral, Eider Mendoza, el consejo de Gobierno dio luz verde a acometer esta inversión, que permitirá adecuar los túneles de Belabieta (1.828 metros), Gorosmendi (814 metros) y Oindolar (552 metros) a la directiva europea 2004/54/CE, cuyo objetivo es "garantizar un nivel mínimo de seguridad a los usuarios mediante la prevención de situaciones críticas que puedan poner en peligro la vida humana, el medio ambiente y las infraestructuras de los túneles, y mediante la protección en caso de accidente". El compromiso de la institución foral es concluir los trabajos en la presente legislatura, ya que el plazo dado por Europa para la adecuación de estas instalaciones concluyó el pasado 30 de abril, tras una prórroga del plazo inicial de cinco años.

Mendoza recordó que la Diputación comenzó a trabajar en este ámbito la pasada legislatura, cuando se iniciaron los trabajos en los dos tubos del túnel de San Lorentzo-Larre (789 metros). A día de hoy, las obras en el tubo en dirección Iruñea están ya concluidas, mientras que en dirección Donostia están "muy avanzadas" y la previsión es que pueda reabrirse al tráfico en su totalidad en noviembre. Esta obra ha supuesto un desembolso de 12 millones de euros para las arcas forales.

Una vez concluida esta instalación, se comenzará a trabajar "paulatinamente" en los seis tubos restantes.

Según explicó la portavoz foral, se trata de un proyecto "no exento de dificultades". Hay que tener en cuenta que la A-15 es una autovía de montaña y, por lo tanto, las obras solo pueden llevarse a cabo entre el 15 de marzo y el 15 de noviembre. Además, debido al gran volumen de tráfico que circula por esta carretera, no es posible actuar en más de un túnel a la vez. Por ello, la Diputación contempla un plazo máximo de cuatro años para concluir todas las actuaciones.

Las obras previstas en los túneles son, entre otras, las siguientes: soluciones de estabilización, renovación del drenaje, adecuación de las instalaciones de suministro de energía, redimensionamiento de equipos eléctricos, actualización del sistema de iluminación, con tecnología led para reducir el coste de explotación, reinstalación del sistema de ventilación, e inclusión de un sistema de protección contra incendios compuesto por una red de hidrantes y una columna seca en el interior de la galería. Además, se incorporarán las tecnologías más punteras para actualizar la gestión viaria, controlar la circulación y los aforos, mejorar el sistema de circuito cerrado de televisión para instalar un sistema de Detección Automática de Incidentes (DAI), y el sistema de comunicaciones con el usuario, renovando el sistema de Postes SOS e incluyendo un sistema de megafonía.

"Con este Plan, la Diputación ratifica su compromiso para, salvando las diversas dificultades y complejidades que se nos presentan, acometer este proyecto y cumplir con la directiva europea. La conservación de las carreteras está marcada en rojo en cualquier plan estratégico nuestro, y esta decisión va precisamente en esa dirección", defendió Mendoza.

el túnel de itziar, pendiente Sin embargo, no son los únicos túneles que deberán ser revisados en la presente legislatura. Según explicó la institución foral, el túnel de Itziar, en la AP-8, también está afectado por esta directiva, si bien en este caso, corresponde a la sociedad foral Bidegi, hacerse cargo de los trabajos de adecuación.

La red viaria guipuzcoana cuenta con 83 túneles que suman 64.516 metros. La nueva directiva solo afecta a los que tienen más de 500 metros y forman parte de la red transeuropea de carreteras, es decir, a catorce. Y de estos, se cumple con la directiva en diez, incluido el de San Lorentzo, cuyas obras concluyen en noviembre.

En corto

14

Son los túneles guipuzcoanos afectados por la directiva europea 2004/54/CE, de los cuales la cumplen nueve en su totalidad. En túnel de San Lorentzo lo hará a partir del mes de noviembre, tras una inversión de 12 millones.

113

Son las instalaciones españolas que no cumplen los parámetros establecidos en la normativa europea de seguridad. Las galerías se encuentran en Andalucía (43), Asturias (21), Galicia (15), Cantabria (11), Castilla y León (6), Catalunya (5), la Comunidad Valenciana (4), Madrid (4), Aragón (3) y Murcia (1).

noticias de noticiasdegipuzkoa