Sánchez se olvida del autogobierno y de catalunya en el inicio del curso

El presidente español evita hacer alusión en su discurso al problema territorial o la mesa de diálogo Vuelve a presionar al PP para que desbloquee la reforma del CGPJ

01.09.2021 | 23:48
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante su intervención de ayer en la Casa de América (Madrid). Foto: E.P.

donostia – El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, arrancó ayer el nuevo curso político haciendo gala de un discurso triunfalista, centrado en la inminente recuperación económica y vendiendo como un éxito la campaña de vacunación y la lucha contra la pandemia del covid-19. Sin embargo, fue escaso el contenido político en la intervención del líder socialista, que desterró por completo de su mensaje todo lo relacionado con el modelo territorial del Estado, el autogobierno de las comunidades o incluso el conflicto catalán y la ya inminente mesa de diálogo entre Moncloa y el Govern –prevista para la tercera semana de este mes–.

Así, Sánchez incidió en su línea más centralista y más alejada de las reivindicaciones de las comunidades autónomas, tal y como viene haciendo desde la remodelación de su Ejecutivo el pasado mes de julio, cuando dio entrada en el Consejo de Ministros a perfiles más cercanos al PSOE clásico y quitó peso a los ministros más federalistas. En consecuencia, en el mensaje de ayer del presidente español volvieron a brillar por su ausencia las referencias a la cogobernanza, al cumplimiento de los estatutos de autonomía o al conflicto político en Catalunya.

Ninguno de estos asuntos estuvo presente por tanto en la intervención de inicio de curso del jefe del Ejecutivo español, ofrecida en un acto en la Casa de América de Madrid bajo el título Una recuperación justa. Tal y como adelantaba el encabezamiento de la conferencia, el discurso de Pedro Sánchez se centró en los retos económicos de cara a los próximos meses, en el que debería llegar una recuperación del mercado propiciada por el descenso en los contagios y por la llegada de los millonarios fondos europeos Next Generation. Ante un variopinto público en el que se encontraban tanto presidentes de grandes corporaciones como los principales líderes sindicales y de organizaciones sociales, Sánchez aprovechó para realizar anuncios de trazo grueso, entre los que destacó una futura subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de la que no detalló cifras ni plazos.

Pero en el plano político, el presidente socialista optó por pasar de puntillas y no quiso hacer alusión ni a Catalunya ni al problema territorial en su conjunto, más allá de una llamada a la unidad de acción de todos los gobiernos autonómicos. Y es que, una vez que Moncloa concedió los indultos a los condenados por el procés el pasado mes de junio, el problema catalán ha pasado a segundo plano en las intervenciones de Pedro Sánchez. Esta pérdida de peso se evidenció también en el programa legislativo del Gobierno español para los próximos dos años dado a conocer el pasado martes, en el que no figura la reforma de los delitos de sedición y rebelión, cuestión que previamente Sánchez había anunciado que se abordaría en este mandato.

cgpj Sí tuvo hueco el líder del PSOE en su discurso para la renovación de un Consejo General del Poder Judicial que lleva ya más de 1.000 días en funciones. De esta manera, Sánchez volvió a emplazar al PP a que abandone su actitud del bloqueo y le reclamó "lealtad" con la Constitución. "Ninguna formación política tiene derecho a incumplir sus obligaciones constitucionales y a situarse fuera de la Constitución, porque eso menoscaba el prestigio de nuestra democracia y nuestra arquitectura constitucional", advirtió a los de Pablo Casado.

Más allá del CGPJ, el presidente del Gobierno español se dirigió también expresamente al PP para que acepte negociar otros nombramientos pendientes, como los del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo. A su entender, los populares deben asimilar que existe una "lealtad al pacto de convivencia" que hay que respetar. "En un contexto de crisis, es tarea de todos impulsar la regeneración de nuestras instituciones", incidió Sánchez.

Desde Moncloa insisten en que es a Pablo Casado a quien le toca mover ficha en este asunto y volver a la mesa de negociación para cerrar de una vez un acuerdo que ponga fin a los más de dos años y medio de bloqueo judicial. En esa línea, Pedro Sánchez rechaza atender la condición que el PP ha puesto para retomar el diálogo: que el sistema de elección de los vocales del CGPJ se haga en base al voto de los propios magistrados.

Según el Ejecutivo español, la única vía asumible para desencallar esta negociación es que el PP se avenga a negociar respetando la ley actual y no insista en modificaciones de calado. "No es aceptable que una institución como el CGPJ lleve 1.000 días sin reformarse. No hay precedentes en la historia democrática", concluyó ayer Sánchez en su intervención.

recuperación

Sánchez augura "Una etapa mejor" a partir de otoño

Tono optimista. Tras un año y medio de pandemia con consecuencias y restricciones muy duras, Pedro Sánchez exhibió ayer un tono razonablemente optimista y auguró que a partir del otoño se abrirá "una etapa mejor" para la sociedad. En el arranque del curso político, el presidente español prometió que la recuperación económica será notable y garantizó que su Ejecutivo "está actuando y lo va a seguir haciendo" para lograr que el país "avance" y que el crecimiento financiero se consolide de forma "justa".

Cuentas de 2022. Como ejemplo de que su Gobierno se está moviendo, Sánchez trajo a colación los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2022 que ya ha empezado a trabajar con sus socios de Unidas Podemos, y que presentarán entre finales de septiembre y principios de octubre. Esta concreción en la fecha es prueba, según Moncloa, de la buena relación entre los socios.

"Ningún partido tiene derecho a incumplir sus obligaciones y situarse fuera de la Constitución"

pedro sánchez

Presidente del Gobierno

noticias de noticiasdegipuzkoa