La salida de Illa avanza cambios en el Gobierno a final de mes

El candidato de PSC anuncia que cesará como ministro antes del 29 de enero

03.01.2021 | 23:44
Salvador Illa y Miquel Iceta, frente a la sede del PSC la semana pasada. Foto: Efe

donostia – El flamante candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, anunció ayer que su intención es abandonar su cargo de ministro de Sanidad cuando comience formalmente la campaña electoral para las elecciones catalanas del 14-F. Teniendo en cuenta que la carrera para los comicios empezará oficialmente el viernes 29 de enero, la salida de Illa del Ministerio obliga a una remodelación del Gobierno español a finales de este mes.

Será una remodelación porque, salvo sorpresa, Pedro Sánchez no va a limitarse a buscar simplemente un recambio para Illa en Sanidad, sino que pretende reemplazarlo por la actual titular de Política Territorial, Carolina Darias, lo que supondría ya realizar cambios al frente de al menos dos ministerios. En las quinielas, suena también con fuerza Miquel Iceta para reemplazar a Darias en el Departamente que se encarga de las relaciones del Estado con las comunidades autónomas.

Así, Iceta obtendría premio a cambio de haberse echado a un lado como número uno del PSC el 14-F en favor de Illa. No es la primera vez que el líder de los socialistas catalanes amaga con ir a Madrid. Tras las primeras generales de abril de 2019, Sánchez trató de nombrarlo presidente del Senado, pero el veto de ERC hizo imposible la elección. Ahora, el destino para el primer secretario del PSC podría ser el de ocupar un Ministerio.

En cualquier caso, Illa apurará su estancia en Sanidad hasta la última semana de enero. Según expresó ayer en una entrevista en La Vanguardia, dejará la cartera gubernamental coincidiendo con el inicio de la campaña del 14-F. "Hasta entonces voy a ocuparme de mis tareas como ministro. En quince días de campaña hay tiempo para explicar nuestra propuesta a los catalanes", anticipó.

El número uno de los socialistas a la Generalitat participó también ayer en un encuentro telemático con militantes de su formación en el que esbozó alguna de las líneas discursivas que manejará en campaña. Así, apostó por superar "la política de trincheras" que a su juicio vive Catalunya, y priorizar la reconstrucción de los ámbitos sociales y económicos tras la crisis del COVID-19.

En esa misma línea, Illa llama a superar vetos e ideologías, lo que anticipa que los socialistas podrían abrirse a algún tipo de acuerdo de gobernabilidad con ERC en caso de que den los números tras los comicios. Cree el todavía ministro de Sanidad que Catalunya debe iniciar una etapa de "reencuentro sin bandos ni bloques" y que el PSC es el único partido capaz de alcanzar acuerdos transversales que avancen hacia la convivencia entre los catalanes.

"vamos a por todas" Por su parte, el primer secretario y excandidato del PSC, Miquel Iceta, admitió que la elección de Illa como aspirante tiene como objetivo funcionar de revulsivo para lograr ser primera fuerza en los comicios de febrero, objetivo que a priori se antoja complicado debido a la pujanza de ERC y JxCat. De cualquier forma, Iceta aseguró que los socialistas "demostramos que queremos ganar, que vamos a por todas" en la convocatoria electoral.

Asimismo, cargó contra las formaciones soberanistas: "Nos prometieron la independencia y, no solo no la han conseguido, sino que han dejado un triste legado".

junts

Borràs alerta de un tripartito

Ve un pacto ERC-PSC. La candidata de Junts a la Generalitat, Laura Borràs, anticipó ayer un pacto entre ERC y PSC para gobernar sumando también a los comunes y, en esa línea, aseguró que su formación es la "única posibilidad" de que no se produzca un tripartito tras las elecciones al Parlament: "Somos garantía de un Govern fuerte e independentista". En declaraciones a los medios, Borràs añadió que no existe "ninguna posibilidad" de que JxCat participe en ningún tipo de acuerdo con el PSC, tal como ocurrió en la Diputación de Barcelona, y se presentó como la única alternativa para que no se repita un tripartito "de nefasto recuerdo para Catalunya", en referencia a los gobiernos de Pasqual Maragall y José Montilla.