Lakua ofrece a los partidos un diálogo “sincero y efectivo”

La oposición espera que las citas con Urkullu no tengan un fin “publicitario”

17.10.2020 | 23:38
Iñigo Urkullu, el pasado jueves en el Parlamento Vasco. Foto: Efe

donostia – El Gobierno de Iñigo Urkullu tiende la mano a la oposición de forma "sincera" con su plan de realizar una ronda con los partidos en la primera quincena de noviembre, que tiene el fin de abrir un "proceso de colaboración efectivo" que ayude a combatir las consecuencias de la crisis sanitaria. Las diferentes formaciones confían en que ello suponga un cambio en la estrategia del Ejecutivo vasco, aunque esta medida llegue "tarde" y después de utilizar el "rodillo" de la mayoría que conforman PNV y PSE. Así lo corroboraron ayer en Radio Euskadi los distintos parlamentarios vascos en un debate donde la jeltzale Leixuri Arrizabalaga defendió la "predisposición al diálogo" del lehendakari, mientras que, a su juicio, otras fuerzas presentan en muchos casos "las mismas iniciativas" sobre "los mismos temas" en forma de "carrera entre los partidos de la oposición". "¿Se busca llegar a acuerdos? No, se busca una imagen y decir que este Gobierno pasa el rodillo", reprochó.

El dirigente de EH Bildu Iker Casanova censuró la tardanza de esta convocatoria y su demora hasta el próximo mes, lamentando que hasta ahora ha habido "diálogo directo y búsqueda de acuerdo directo cero", una situación que espera que se vaya "corrigiendo". La coalición soberanista acudirá a esos encuentros con "propuestas", que además ya las han puesto sobre la mesa con anterioridad pero "sin respuesta". Por ello reivindicó "más diálogo" no solo con la oposición, sino "también con la sociedad", en relación también al diseño de proyectos que puedan optar a los fondos europeos, advirtiendo de que la UE ha pedido "explícitamente un amplio proceso de diálogo social con todos los agentes concernidos". "Y a eso se ha votado que no", afeó. Bildu viene señalando reiteradamente que no encuentra en el Gobierno de Urkullu el mismo hilo de interlocución que dice tener con Pedro Sánchez en Moncloa o incluso con María Chivite en el Ejecutivo de Nafarroa.

Por su parte, el socialista Ekain Rico cree sin embargo que desde la coalición que gobierna Lehendakaritza se busca "la implicación de organizaciones sociales, sindicales, empresariales y políticas en la toma de decisiones para la reconstrucción". "Tanto quien recibe como quien es recibido" debiera acudir a las reuniones con "vocación de aportar" soluciones, consideró.

fondos europeos El representante de Elkarrekin Podemos-IU David Soto se pronunció en la misma línea que Bildu anhelando que el anuncio del lehendakari "sea real" y no se trate "exclusivamente de un ejercicio publicitario". La fuerza morada se citará "con la voluntad de aportar y, en la medida de lo posible, mejorar" la situación actual. Asimismo, censuró que la forma en la que se ha planteado el listado de proyectos para optar a los fondos europeos es "un claro ejemplo de la incapacidad del Gobierno vasco y los partidos que lo sostienen para generar diálogo e interlocución" con las fuerzas políticas del Parlamento y los distintos agentes sociales y sindicales.

El discurso más beligerante lo trasladó el portavoz de PP+C's, Carmelo Barrio, indicando que Urkullu es el primer lehendakari que no ha cumplido con su obligación política de hablar con la oposición, pese a que las elecciones fueron hace tres meses. "Tenemos que hablar de los fondos europeos, de la crisis sanitaria, de los Presupuestos... pero el lehendakari se ha instalado en el rodillo de la mayoría absoluta y en este momento de crisis sanitaria económica y social no considera una prioridad hablar con la oposición", argumentó. Además, cargó contra un PNV al "se le llena la boca hablando de bilateralidad" mientras en Euskadi "demuestra unilateralidad". "Se ha perdido una oportunidad de responder a lo que dijo Urkullu en el debate de investidura de tener la mano tendida", zanjó el dirigente de los populares vascos.