Irene Montero cree que Robles "blanquea el acoso" a su familia al calificarlo de escrache

La ministra de Igualdad recuerda que el escrache está reconocido "como una forma legítima de protesta"

21.08.2020 | 09:58
Margarita Robles e Irene Montero charlan en el Congreso.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha "discrepado" de las declaraciones de su compañera en el Consejo de Ministros, la ministra de Defensa, Margarita Robles, en las que recordaba las palabras de miembros de Unidas Podemos sobre el "jarabe democrático" de los escraches y ha asegurado que calificar de escrache el "hostigamiento" que le están haciendo a su familia es "blanquear el acoso".

Así se ha expresado la 'número dos' de Unidas Podemos en una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, en las que se ha referido a estas palabras de Robles insistiendo en que "discrepa" de ellas y le ha recordado lo que decía otro de sus compañeros de gabinete, el ministro José Luis Ábalos, quién ha calificado el acoso a la familia de Montero como "hostigamiento por motivos políticos".

Margarita Robles se refirió al acoso que está sufriendo la familia de Irene Montero asegurando que condena todo tipo de "escraches", pero que no compartía la opinión de que se trataban de "jarabe democrático" como había dicho en 2013 el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias.

"El escrache está reconocido incluso por la propia justicia española como una forma legítima de protesta", ha replicado Montero, quién considera que estos actos de acoso contra su familia, que han provocado que interrumpa sus vacaciones en Asturias, tienen como objetivo "sacar del Gobierno" a Unidas Podemos. "A nosotros no nos van a distraer de nuestra tarea", ha subrayado Irene Montero en este sentido.

En este sentido, Montero cree que estos ataques están orquestados por la extrema derecha "con la idea de que todo vale". "Creo que eso es algo que es un problema político de nuestro país y los demócratas van a reaccionar frente a esto", ha añadido.

Eso sí, ha reconocido que cualquier persona que esté dedicada en lo público, "está expuesta a la crítica, aunque sea desagradable", si bien ha rechazado el hostigamiento que se está realizando contra Unidas Podemos porque piensa que se "excede de esa crítica desagradable".

Que la Justicia "haga su trabajo con todo su rigor"


Por otro lado, Montero ha pedido que la Justicia "haga su trabajo con todo su rigor", si bien ha avisado que su formación "tiene memoria" respecto a las "decenas de escándalos" que les han montado.

Montero se ha referido a este asunto judicial en el que Podemos está imputado como persona jurídica y ha insistido en pedir a la Justicia que investigue "todo lo que tenga que investigar" pero, según ha defendido, nunca han encontrado "un indicio de delito" en su formación.

En este sentido, la ministra ha recordado los "escándalos" que les han llevado en varias ocasiones a los tribunales para tratar de crearlos "contagios judiciales" y se ha referido en concreto, como vienen haciendo en las últimas fechas, al caso especial de la dirigente de Unidas Podemos Victoria Rosell.

La ministra se ha mostrado dispuesta a dar las oportunas explicaciones sobre este asunto judicial ante la ciudadanía y ante los medios de comunicación, pero ha asegurado que no los van a "distraer" de su tarea de Gobierno.

Por ello, aunque ha recalcado su plena disposición ante la Justicia, ha defendido que son la "única fuerza" que está en Gobierno sin tener préstamos de entidades bancarias: "No nos van a distraer hablando de esas cuestiones antes que trabajar para la luchar contra la violencia machista o de la economía de los cuidados".

Eso sí, Irene Montero ha evitado pronunciarse sobre el pronunciamiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pidiendo respeto a la independencia judicial y ha emplazado a que lo valore la ciudadanía. Esta manifestación del CPGJ se produjo en un momento en el que varios dirigentes de Unidas Podemos cuestionaron la labor de los jueces en el caso judicial que les atañe.

Defiende la coalición


Por otra parte, la ministra de Igualdad también se ha pronunciado sobre el posible papel que jugó el Gobierno en la decisión del rey emérito de trasladar su residencia fuera de España. A este respecto, ha insistido en que Unidas Podemos no estaba enterada sobre esta decisión y ha defendido que "todos los miembros" del Ejecutivo están disponibles para dar las pertinentes explicaciones.

La ministra ha reconocido que este asunto ha generado un debate en el seno del Gobierno habida cuenta de que ha calificado al PSOE como "monárquico" y a su formación como repúblicana, si bien ha acusado a la derecha de intentar generar "fricciones" entre el Ejecutivo. En este sentido, ha defendido la coalición gubernamental porque cree que hay "más cosas" que los une que las que los separa.

Sobre la investigación referida al rey emérito, Montero se ha mostrado "prudente" al hablar sobre el tema, al igual que con las últimas declaraciones de la examiga del monarca Corinna Larsen en las que deslizaba que podría tener "más cuentas en otras jurisdicciones".

De lo que sí ha hablado Montero ha sido de la institución monárquica, afirmando que la sociedad está "empujando un horizonte repúblicano" fruto del "debate social" que considera que se está dando en la ciudadanía como consecuencia de estos últimos relacionados con la Jefatura del Estado.