Francia mantendrá un control más severo de la movilidad en el noroeste del país

El Gobierno galo contabiliza 178 muertes en las últimas 24 horas, cifra que eleva los fallecimientos a 25.987

07.05.2020 | 21:02
El primer ministro, Édouard Philippe, muestra el mapa del coronavirus en Francia

El nort y este de Francia, donde vive un 40 % de la población del país, mantendrá un control más severo de los movimientos de población a partir del próximo lunes, cuando comenzará la desescalada del confinamiento, iniciado hace dos meses para frenar la pandemia de coronavirus.

El primer ministro, Édouard Philippe, reveló este jueves "una Francia dividida en dos" en función de la incidencia de la COVID-19 y la capacidad sanitaria para afrontar la pandemia, y que servirá como herramienta para adaptarse a una situación sanitaria "evolutiva".

El Gobierno, que reevaluará la situación en tres semanas, consideró que la situación ha mejorado en el país, pero animó a mantener la prudencia, sobre todo en los departamentos más afectados.

Francia anunció este jueves que ha contabilizado 178 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, con lo que suma 25.987 fallecidos desde el inicio de la epidemia, el pasado 1 de marzo, y confirma la tendencia a la baja de los fallecimientos, según las autoridades sanitarias.

De este número total, 16.386 fallecimientos se han registrado en hospitales (+149 en el último día) y 9.601 (+29) en residencias y centros de dependencia.

Además, 23.208 pacientes permanecen ingresados con la infección de COVID-19, de los cuales 2.961 en estado de gravedad en cuidados intensivos. Con 186 pacientes menos en las UCIS respecto al día anterior, Francia mantiene la tendencia a la baja en pacientes ingresados.

MASCARILLA Y TRANSPORTE

Philippe señaló que en la región de París los contagios registrados son "más elevados de lo esperado", por lo que fue incluida entre aquellas en las que la desescalada será más lenta.

Por eso, la mascarilla será obligatoria en los transportes públicos, que en hora punta estarán reservados para quienes tengan que hacer desplazamientos imprescindibles. Aquellos que incumplan estas medidas se enfrentarán a multas de 135 euros.

En todo el territorio seguirán prohibidas las reuniones de más de diez personas, se mantiene la recomendación de higiene y distancia social y se propone limitar los desplazamientos.