Natalia Arroyo es la elegida

equipo femenino La catalana firmó ayer como nueva entrenadora de la Real: "Es una gozada estar en este club e imaginar lo que se puede construir; esta es una apuesta que me encaja"

31.05.2020 | 01:13
Natalia Arroyo posa con Jokin Aperribay sobre el césped del estadio de Anoeta. Foto: Real Sociedad

Donostia Natalia Arroyo se ha convertido en la nueva entrenadora de la Real. La hasta ahora seleccionadora de Catalunya y comentarista en las retransmisiones de los partidos de Gol accede al cargo, en sustitución de Gonzalo Arconada, hasta el 30 de junio del próximo año. Es decir, ficha por una temporada con la opción de prorrogar su contrato por una más en función de ciertos objetivos que el club no dio a conocer. En su comunicado de ayer, la entidad txuri-urdin indicó que "la composición del cuerpo técnico se anunciará en próximas fechas".

Natalia Arroyo (Esplugues de Llobregat, 1986) llega a Zubieta tras su paso por el banquillo de la selección catalana, donde por cierto ha dirigido a varias jugadoras realistas. Cabe reseñar que Arroyo fue jugadora del Barcelona y del Espanyol, equipos con los que visitó las instalaciones del club txuri-urdin, antes de verse obligada a dejar el fútbol por una lesión y pasar a los banquillos.

De esta manera, la barcelonesa se erige en la segunda entrenadora del equipo femenino, en sus 16 años de historia, tras la etapa de la actual directora deportiva, Garbiñe Etxeberria, y cambia por tanto el perfil de técnico de los últimos años. La Real también informó de que su sección de fútbol femenino se unirá a partir de ahora a la dirección general de fútbol del club.

Satisfacción 

Natalia Arroyo no pudo ocultar su satisfacción al ofrecer su valoración, tras firmar su contrato en Anoeta, sobre el nuevo reto que afronta: "Estoy muy feliz. Es todo ilusionante. Está siendo un día emocionante, unas últimas horas de recopilar buenas sensaciones. Es algo que estaba deseando desde hace muchísimo tiempo, lo he fantaseado y lo he fantaseado en un club en el que encaje esa ambición que llevo conmigo, en el que pueda seguir creciendo y pueda aportar algo, y esa unión existe aquí. Es una gozada estar aquí e imaginar lo que se puede construir aquí y la verdad es que estoy encantada y muy ilusionada".

Entre sus palabras se desprendieron numerosos elogios hacia la Real: "La relación desde la distancia, desde la posición de espectadora, de aficionada al fútbol y de comentarista, es de admiración, porque al final es un club que en su sección femenina cada año está creciendo un poco más, consiguiendo títulos, que está enganchando. Cuando yo como jugadora pisaba Zubieta, pensaba que era uno de los campos en los que se vive fútbol, se respira fútbol. Por eso la Real es un club que siempre he respetado, porque transmite fútbol desde el estadio y la afición y, además, juega un muy buen fútbol que comparte muchas cosas que me gustan, que es atrevido y dinámico, que intenta enganchar a la gente... Son muchos de los atributos que encajan para hacer esta apuesta de venir aquí y hacerlo con ese empuje que genera el club y que conecta conmigo".

Asimismo, Arroyo tiene claro que el conjunto femenino blanquiazul puede alcanzar cotas mayores: "Lo que percibo es que estamos en un momento en el que yo quiero crecer y el club quiere crecer conmigo. Eso creo que es una unión perfecta para conseguir dar ese salto. Para mí es un cambio de dedicación profesional para meterme en esto al 100%. Y es lo que yo deseaba desde hace tiempo y al club le encaja para dar ese siguiente paso de vamos a crecer un poco más. Y, en mi opinión, estamos capacitadas para conseguirlo. He visto tantas veces este momento y he visto tantas veces cómo está la Liga y cómo están las jugadoras y qué les puedo aportar... Es un equipo joven y yo he trabajado muchos años con jugadoras jóvenes. Por eso pienso que les puedo trasladar esa conexión, subir la exigencia e ir a más, porque es como entiendo al final la vida. Es dar el siguiente paso, mejorar y afrontar un desafío, que es lo que al final es esto. ¡Vamos a por ese desafío!".

Por su parte, Jokin Aperribay, que hizo de anfitrión en el estadio donostiarra, quiso dar la bienvenida a Natalia: "Sus éxitos van a ser los éxitos del club. El equipo femenino nos ha dado en los últimos tiempos muchas alegrías. Hay que recordar que esta temporada estábamos sextos, a dos puntos de la cuarta posición, y con la ilusión de haber terminado en esa cuarta plaza, pero no ha podido ser porque esta temporada ya ha terminado".

La valoración del presidente de la institución guipuzcoana es "la de seguir creciendo y queremos profesionalizar cada vez más el fútbol femenino, aunque el esfuerzo de las chicas es cada vez más profesional, pero que cada vez vaya mejorando en todos los aspectos cualitativos y cuantitativos que rodeen al fútbol".

Por último, Garbiñe Etxeberria realizó un análisis más técnico de su fichaje: "Yo creo que estamos en un momento muy interesante. Hasta ahora hemos alcanzado unos logros y la andadura ha sido muy buena. El equipo tiene 16 años, de los que catorce ha estado en Primera División, y estos últimos años han sido de un crecimiento muy grande. Y tenemos que seguir creciendo, no podemos pararnos ni estancarnos. La competición te pide acertar en los cambios y, teniendo en cuenta esta valoración, hemos decidido que el cambio era necesario. Lo anterior está muy bien y estamos muy agradecidos, pero ha terminado un ciclo. Tenemos que seguir mirando hacia adelante y en este proceso nos tenemos que exigir nosotros también y por eso hacemos este cambio. Hemos dado el paso de incorporar a un nuevo técnico y ese paso seguro que supone un cambio grande porque ya teníamos un perfil y unas costumbres en el club. Pero ahora hemos creído necesario poner otra mirada en el club. Y en este cambio nos parece que Natalia puede ser la persona más adecuada".

En este sentido, la directora deportiva del equipo femenino de la Real añadió que "estamos muy contentos de dar esta noticia y nuestro reto tiene que ser mejorar el próximo curso lo realizado en este. Mejorar quiere decir que el equipo tiene que estar arriba porque ha demostrado que tiene nivel para eso y no nos podemos quedar con lo que hemos hecho. La autoexigencia tiene que ser de todos. Por tanto, estamos muy satisfechos con el fichaje de Natalia".

"Es verdad que es un cambio muy grande. Los que nos conocen dirán que por qué Natalia. Queríamos introducir otra mirada en el club y, conociendo en el mundo que ha estado ella y su recorrido, creemos que nos puede dar mucho. Su trayectoria ha sido general y, además, conoce ámbitos muy diferentes, ya que no solo es una persona que ha estado en el terreno de juego y esa aportación nos parece que también puede ser muy rica", agregó la responsable de la sección.

Los fichajes 

Por otro lado, la Real lleva tiempo trabajando en la configuración de la plantilla de la próxima temporada después de que la pasada tuviera que suspenderse por la pandemia del coronavirus. Una de las primeras incorporaciones puede ser la de la centrocampista del Levante Gemma Gili, según informó Marca.

Además, la polivalente jugadora del Deportivo Nuria Rábano y la joven centrocampista donostiarra del Athletic Amaiur Sarriegi –pertenece a su filia, aunque ya ha jugador cinco partidos con el primer equipo– son también pretendidas por el club guipuzcoano.