Editorial

La agenda poscovid

12.11.2020 | 00:55

Cumple un año el centro de ciberseguridad Ziur, uno de los cuatro proyectos estratégicos de Gipuzkoa que se han revelado en sintonía con las exigencias de los fondos europeos y que vienen a paliar las debilidades ante la pandemia

Las crisis nunca llaman a la puerta antes de entrar, aunque es posible adivinar los signos que permiten anticipar su irrupción y amortiguar el impacto. Para eso hace falta una clarividencia que brilló por su ausencia en la de 2008, cuando el crédito sin freno obnubiló la visión ante lo que podía venir y acabó llegando. No es el caso de la crisis provocada por el covid-19, que ha aparecido de forma inopinada y cuyo alcance no somos capaces de adivinar todavía. Lo que parece evidente es que habrá un antes y un después de este virus. La pandemia va a acelerar procesos y prioridades que pese a que ya asomaban en las agendas institucionales y en los planes de los agentes socioeconómicos, avanzaban lastrados por el peso de viejas inercias que el virus ha reventado, golpeando con enorme virulencia pilares tan sensibles como la salud, la economía o la educación. Los deseados fondos europeos van a actuar de acelerante de esta nueva agenda poscovid. Las transformaciones digital y verde que apadrina la Comisión Europea son los dos vectores que guiarán el reparto de las ayudas, y en esa distribución parten con ventaja los territorios con los deberes adelantados. En este sentido, se ha confirmado el acierto de la agenda estratégica diseñada en Gipuzkoa en la anterior legislatura, con iniciativas en el ámbito de la electromovilidad; el envejecimiento activo y saludable; la ciberseguridad; y el cambio climático, residenciados en centros de referencia como Mubil, Adinberri, Ziur y Naturklima, respectivamente. Precisamente, Ziur acaba cumplir el primer año de actividad. El centro de ciberseguridad es el más avanzado de los cuatro proyectos estratégicos y en este tiempo ha dado servicio a casi 300 empresas del territorio, acuciadas para adaptarse al entorno de la industria 4.0 y la digitalización, un mundo lleno de oportunidades pero también de amenazas como los ciberataques. Las cuatro líneas estratégicas constituyen una cualitativa aportación de Gipuzkoa a la agenda poscovid de Euskadi, en sintonía con las líneas marcadas desde Europa y las debilidades que la pandemia ha puesto al descubierto. Son proyectos gestados en el seno de Etorkizuna Eraikiz en un marco de encuentro público-privado, es decir, desde la colaboración y el compromiso que también son imprescindibles para superar la pesadilla del virus.