La aldea global

Pleitesía periodística

08.05.2022 | 00:38
Pleitesía periodística

Es un personaje popular y casposo, capaz de llenar con su falsa sonrisa la pantalla de la tele, desparramando su generosa humanidad en un ejercicio de buscada empatía que dura poco y empacha mucho. Bertin Osborne nos abre cada semana su casa, para aprovechar el viaje y sentar en un mullido sofá a un personaje del mundo de la farándula, del complicado mundo de la política, en definitiva del mundo mundial. Grandote, de amplia sonrisa, aficionado a los caballos, cantante de registros amorosos, y dominador de los registros televisivos, tiene proverbial habilidad para captar la atención de los nombres propios que ocupan muchos minutos de tele en un formato que el andaluz maneja con habilidad, cercanía y portento. La última entrega dedicada al nuevo presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo fue un ejemplo de pleitesía periodística por parte de un entregado entrevistador, rendido a las preguntas entregadas de un Bertín pelotero, aplaudidor y palmero. Abrazando al político, el nuevo caporal del PP se meció en los amorosos brazos de un personaje que asistió encantado al ejercicio de masaje preguntador que el supuesto periodista administró a un Feijóo feliz en la tesitura de enfrentarse a una entrevista dulce, de plumón, digna de ejemplo de propaganda y campaña publicitaria. Una prueba señera de lo que no debe ser una entrevista periodística, lejos de la amabilidad pelotera y aplaudidora, donde el exceso de aplauso y apoyo, quema la fuerza expresiva del personaje invitado, que factura el producto como un ejercicio de relaciones públicas que empalaga y aburre, y solamente los seguidores ciegos del cantante aplaudieron y siguieron con interés. Una vez más se utilizó la tele y sus mecanismos para ensalzar, apoyar y manipular a quienes construyen entrevistas de compra y venta. La tele está llena de entrevistadores sin garra, sin nervio, sin poderío. Bertín de periodista preguntador, cero patatero. Lo suyo es cantar al amor, la felicidad y el cariño. Desperdicio de periodismo. l

noticias de noticiasdegipuzkoa