su deporte | La familia Bilbao Fernández

Claves para no aburrirte en el gimnasio

Son muchos los beneficios que nos genera entrenar y liberar endorfinas gracias al deporte, aunque no caer en la monotonía es un reto que requiere de muchas ganas y motivación. “Voy dos días por semana al gimnasio de al lado de casa”, confiesa Jon Bilbao Texto i. gómez

21.11.2021 | 00:28
Una entrenadora observa cómo un deportista hace un ‘Power Clean’. Foto: Pexels

Está científicamente probado que el deporte o el simple movimiento que nos haga salir de la profundizad de nuestro sofá y sedentarismo es más que beneficioso para cualquier persona. Aun así, es asombroso la cantidad de excusas que somos capaces de ponernos para no empezar a ir a andar o cumplir con lo que hemos dicho que vamos a hacer. Además, en este sentido, es todavía más increíble escuchar a las personas que han logrado superar la barrera de la pereza, aunque tan solo sea una vez, que se sienten mejor, que los dolores de espalda o piernas han desaparecido, que se sienten más liberados mentalmente o que lo volverán a hacer.

Por desgracia muy pocos repiten, ya que tiene más fuerza la pereza, el sofá, la tele, la cama, la mente, frases como 'empiezo mañana sin falta con el deporte' o el 'poteo' con los amigos a tener que ir a andar solo durante una hora, bajar y subir las escaleras en vez de usar el ascensor o ir más de 2 días por semana al gimnasio al que nos hemos apuntado a comienzos de año.

A continuación hablaremos de algunos de los beneficios que tiene hacer deporte, o en este caso ir al gimnasio, aunque de entrada diremos que es mejor empezar por cosas pequeñas antes de apuntarse a uno. Por lo que os animamos a cumplir durante un mes que no cogeremos el ascensor y que iremos un día como mínimo a andar durante una hora. Aquí no valdrán excusas de que no hay tiempo, ya que para ver la tele o estar en el sofá siempre lo hay. Además, nos tendremos que olvidar de correr o andar en bicicleta por el bidegorri, ya que lo más seguro es que tengamos una mala técnica que sumado al mal estado físico que tenemos no hará más que aumentar la posibilidad de que nos lesionemos.

Así que, en caso de que hayamos cumplido lo dicho durante un mes continuaremos el siguiente pero añadiremos un día más de andar y así sucesivamente hasta que seamos conscientes de que podemos cumplir con nosotros mismos, algo que es muy importante. De este modo conseguiremos la motivación suficiente de que somos constantes y no llegaremos al gimnasio perdidos.

'cal', enfermedades y felicidad

Una de las principales consecuencias que tiene el empezar a hacer deporte es que si está acompañada de una correcta alimentación –acudir siempre a donde profesionales para que nos guíen– tendremos una consecuencia directa que es bajar peso. Aun así, no nos tenemos que fijar en esto ni tener el objetivo de llegar a un peso determinado. Tenemos que comprender por qué hacemos deporte, por qué comemos de una manera u otra, cómo hay que hacer los ejercicios y al mismo tiempo ser conscientes de que el camino que hemos iniciado es de largo recorrido. Las prisas no valen para nada y los kilos que se bajan muy rápido vuelven todavía más deprisa. Así que, mucha paciencia, mucho trabajo y mucha constancia.

Por otro lado, la practica deportiva regular es beneficiosa para todas las personas y entre otras cosas ayuda a prevenir enfermedades. En caso de que estemos pasados de peso iremos muy poco a poco, ya que una actividad beneficiosa se puede tornar en catastrófica. Al final se trata de disfrutar haciendo deporte mientras sufrimos en el buen sentido.

Además entre otras cosas, liberaremos endorfinas, reduciremos el estrés, aumentará nuestra autoestima por el simple hecho de demostrarnos a nosotros mismos que mantenemos una constancia en algo que nos hemos propuesto hacer, mejorará nuestra memoria o aliviaremos la ansiedad. En definitiva, seremos mucho más felices haciendo deporte que estando siempre sentados.

más energía y mayor descanso

Otro de los beneficios que nos aportará ir al gimnasio a hacer deporte será que sentiremos que cada vez tenemos más energía para todo. Hablamos tanto en el día a día como en la practica deportiva en el gimnasio. Así, poco a poco veremos como ya nos cuesta menos llevar a casa las compras del supermercado mientras subimos las escaleras o que tenemos menos pereza para hacer cualquier cosa como levantarnos del sofá para ir a entrenar.

Además, no podemos obviar que practicar cualquier deporte en mayor o menor medida nos hará llegar al final del día más cansados. Gracias a este cansancio real dormiremos como nunca y así mejoraremos la calidad del sueño para el siguiente día.

conocidos con mismos intereses

Uno de los mayores beneficios y que probablemente hace a la gente seguir yendo al gimnasio es encontrar a gente y crear nuevas amistades que están en el mismo punto que uno mismo. Aun así, es más sencillo crear estos nuevos enlaces o contactos en las clases dirigidas, ya que en los gimnasios lo más normal es que cada uno vaya a su ritmo de manera independiente.

Por ello, os animamos a que además de seguir las rutinas que nos hayan puesto nuestros entrenadores nos animemos a ir a alguna de las clases de una forma regular. Eso sí, tendremos que intentar ir siempre a la misma hora, ya que así y solo así podremos forjar mayor relación con los demás compañeros.

"A mí la gimnasia nunca me ha gustado pero lo

que sí hago es ir andando todos los días hasta Ereaga"

"A pesar de que tuve un problema de fascitis no he dejado de ir, lo único que ahora cuando noto que duele paro y en un rato sigo"

begoña fernández

ama de casa

"Me gusta andar en la cinta porque las máquinas están mirando a la calle y entre la gente que veo y la música que llevo me entretengo"

"Cada vez que voy hago 25 minutos de andar rápido en la cinta y la verdad que al día siguiente te sientes mejor"

jon bilbao

pastelero

noticias de noticiasdegipuzkoa