Alex Txikon lleva al Manaslu el 75º aniversario del club de montaña de Azpeitia

El alpinista lemoarra, residente en la villa del Urola, posa en el campo base con la bandera conmemorativa del Lagun Onak MB

02.02.2021 | 01:01
Alex Txikon con la bandera del Lagun Onak en el campo base. Foto: N.G.

Azpeitia – Inmerso en plena expedición invernal al Manaslu (con 8.156 metros, la octava montaña más alta del planeta) el alpinista lemoarra Alex Txikon, que desde hace varios años reside en Azpeitia, hizo el pasado fin de semana un pequeño receso en los intensos preparativos previos al asalto a la cumbre para mostrar su apoyo al club de montaña Lagun Onak de la villa del Urola.

Tras cuatro días de mucho trabajo equipando las vías para cuando llegue el momento de afrontar el esperado asalto a la cima (el pasado sábado Txikon y su equipo lograron equipar con cuerdas fijas hasta los 6.350 metros de la montaña), el alpinista vizcaino aprovechó su vuelta para descansar y recuperar fuerzas al campamento base para sacarse una foto con la bandera del 75º aniversario del Lagun Onak; un gesto que ha sido acogido con una gran satisfacción en el seno del club de montaña azpeitiarra, con el que el propio Txikon mantiene una estrecha relación.

Nada más ver la imagen del alpinista lemoarra con la bandera del 75º aniversario en plena cordillera del Himalaya, los integrantes del Lagun Onak Mendi Bazkuna recurrieron a las redes sociales del club para hacer llegar un mensaje de ánimo a Txikon y a las personas que le acompañan en esta expedición invernal. "De parte de todos los que formamos el club de montaña Lagun Onak, un abrazo y ánimos para toda la expedición. Egurra Alex!", fue el mensaje que escribieron desde la agrupación montañera azpeitiarra.

Las duras condiciones climatológicas están condicionando el asalto a la cumbre del Manaslu de la expedición que lidera Txikon, que estos últimos días ha estado trabajando para equipar el campo 2 (a unos 6.900 metros de altitud); una labor fundamental que los alpinistas deben culminar antes de que llegue la esperada ventana de buen tiempo que en los próximos días les permita afrontar el deseado asalto a la cumbre nepalí.

Eso sí, el grupo de alpinistas deberá afrontar el asalto a la cima del Manaslu por una ruta diferente a la inicialmente programada, que está obstaculizada debido a una enorme grieta que imposibilita el paso.