Urola Erdia: Una comarca al rojo vivo

27.10.2020 | 00:50
Una mujer se somete a la prueba PCR durante el cribado masivo que se realizó en el frontón de Azkoitia.

Los consistorios de Azpeitia y Azkoitia adoptan medidas más restrictivas para intentar frenar la expansión del COVID-19

Durante la primera ola de la pandemia provocada por el COVID-19 Urola Erdia fue la comarca guipuzcoana (y de toda Euskadi) en la que se contabilizaron menos casos positivos (en proporción de habitantes). Sin embargo, la situación ha cambiado por completo con la llegada de la segunda ola de la pandemia, hasta convertir a la de la zona media del Urola en una de las comarcas de la geografía vasca con mayor incidencia del coronavirus (Azpeitia tenía ayer una tasa de 1.647,29 casos por cada 100.000 habitantes, Azkoitia de 1.176,08 y Zestoa de 991,39).

Conscientes de la gravedad de la situación, los consistorios de Azkoitia y Azpeitia han adoptado una serie de medidas (se suman a las implantadas por el Ejecutivo autonómico) con el objetivo de intentar contener la expansión de una enfermedad que avanza sin freno en sus respectivas localidades.

En el caso de Azpeitia, el Ayuntamiento ha suspendido todas las actividades públicas, ha prohibido la presencia de espectadores en los eventos deportivos de alto nivel, ha cancelado los cursillos deportivos y ha reducido los aforos de las piscinas cubiertas (una persona por calle en la piscina grande y dos familias en la pequeña), del gimnasio (15 personas en la zona cardio y 15 en la de fitness) y de los espacios para la práctica de tenis, padel y tenis de mesa (2 personas como máximo). Además, ha cancelado los actos programados en la biblioteca, ha reducido las clases presenciales en el euskaltegi municipal y ha optado por retrasar o emitir por streeming las actividades previstas en la Casa de las Mujeres.

Por su parte, el Consistorio azkoitiarra ha decidido suspender las sesiones de cine de las 22.00 horas de los viernes y los sábados, ha cancelado todos los cursos y actividades de Elkargunea (solo se puede practicar deporte de forma individual), ha reducido a la mitad el número de puestos en el mercado de los sábados y ha limitado el aforo de personas a los velatorios (30 personas como máximo en espacios al aire libre y 6 en espacios cerrados) y enterramientos o despedidas para cremación (30 personas al aire libre y 10 en espacios cerrados).