La hostelería de Azpeitia cerrará a medianoche para evitar la juerga

Bares, restaurantes y sociedades gastronómicas aplicarán esa medida los días 24, 25, 30 y 31

23.07.2020 | 00:09
Representantes del Consistorio y la hostelería de Azpeitia, en la presentación del acuerdo alcanzado. Foto: N.G.

Azpeitia – Conscientes de que la situación generada por el COVID-19 no ofrece las condiciones para ello, el Ayuntamiento y los colectivos que participan en la organización de las fiestas de Azpeitia anunciaron a comienzos de julio que este año la localidad suspendía sus tradicionales fiestas de Santiago y Saninazio.

Aún así, en vista de lo acontecido en otros municipios del territorio, en la villa del Urola saben que existe el riesgo de que haya personas que quieran aprovechar las fechas en las que debían celebrarse los citados festejos para disfrutar de una juerga en las calles de Azpeitia.

Sin embargo, eso no va a ser posible; toda vez que la asociación de hosteleros de la Parte Vieja y el Ayuntamiento han alcanzado un acuerdo por el que los bares, restaurantes y sociedades gastronómicas de la localidad reducirán drásticamente sus horarios de apertura durante los días de mayor riesgo. Concretamente, los citados establecimientos cerrarán sus puertas y recogerán las terrazas a las 00.00 horas las noches de mañana, del viernes y de los días 30 y 31 de este mes.

Tras esa decisión, adoptada para evitar aglomeraciones de gente en el entramado urbano y minimizar el riesgo de contagios por coronavirus, la asociación de hosteleros y el Consistorio piden a la ciudadanía "que siga las recomendaciones de las autoridades sanitarias, actúe con responsabilidad y se replantee los planes y encuentros que tenía previstos para estos próximos días adecuándolos a la situación actual".

El Ayuntamiento agradece "el compromiso para preservar la salud de la ciudadanía que ha mostrado el sector hostelero local con una decisión que tiene una clara repercusión en sus negocios"; al mismo tiempo que avanza su intención de controlar "con firmeza" las quedadas y botellones que, recuerda, "están prohibidos".