bertan

Donostia | La Concha se blinda al tráfico privado

29.09.2021 | 00:52
Un agente de movilidad desvía los coches que pretenden pasar por el túnel de Ondarreta.

Un día gris y con poco tráfico se alió ayer con el cierre del céntrico paseo a los coches particulares y la reducción de la calzada a un único carril con paso alternativo, una situación que durará en principio nueve meses.

El paseo de La Concha quedó ayer blindado al tráfico de coches particulares para un periodo de nueve meses, como anunció hace dos semanas el Ayuntamiento, aunque se desconoce cuáles son sus planes a partir del próximo verano, una vez terminados los trabajos.

En el primer día con un único carril para ambos sentidos de circulación –exclusivo para transporte público, de tipo discrecional (como el escolar), taxis, motos y bicicletas– la tranquilidad reinó en el tráfico desde las primeras horas, con escasa circulación en las calles del Centro de la ciudad y menos aún en las inmediaciones del paseo de La Concha, al que gran parte de conductores sabían que no podrían acceder.

Aunque a primeras horas esta carretera siguió siendo utilizable con dos carriles y para todos los vehículos, a las 9.30 horas se cerró al tráfico privado, incluidos los de reparto, y a las 10.50 horas se quedó con un único carril, tras la colocación de un semáforo para permitir el paso alternativo.

A lo largo de la jornada se notificaron algunas retenciones menores pero no grandes atascos, según el área de Movilidad del Ayuntamiento. Los taxistas tampoco detectaron problemas especiales.

En su comparecencia semanal de los martes, el alcalde, Eneko Goia, manifestó que el tráfico funcionó "con normalidad" en las primeras horas de la jornada, con dos agentes de Movilidad controlando el acceso de vehículos tanto en el cruce con el inicio del paseo de Miraconcha, como en el túnel de Ondarreta. "No se han ocasionado grandes atascos en otros puntos de la ciudad pero hay que tener en cuenta con aún no es hora punta", señaló el regidor, que añadió que el Ayuntamiento estará pendiente de la situación en los próximos días por si surgieran problemas en otros puntos de la ciudad.

El mandatario señaló que el cierre del paseo de La Concha a los coches privados está motivado por la existencia de un único carril, y el necesario paso alternativo, que no puede absorber todo el tráfico que se generaría alrededor del trayecto costero.

Aunque el corte del céntrico paseo a los coches privados no produjo fuertes retenciones, algunos autobuses que atraviesan el vial Amara-Aiete-Antiguo, uno de los caminos alternativos para circular entre el Centro y el Oeste de la ciudad, sí sufrieron retrasos. No obstante, el Ayuntamiento no tenía la seguridad de que estuviesen motivados por el corte en La Concha, ya que en otras jornadas también se han producido atascos.

Para el mediodía solo se había registrado algunas retenciones cortas junto a la zona de clausura a los coches privados. Por la tarde, según informó el Ayuntamiento, la circulación también transcurrió con normalidad, sin grandes afecciones por la anulación de La Concha a los coches privados. Los mismo sucedió con el transporte público. Se detectó que había más vehículos tratando de acceder desde el Centro a El Antiguo que al revés.

Los domingos

Con autobuses

Deja de ser peatonal

La reforma por obras del paseo de La Concha suprimirá los domingos peatonales implantados hace meses en el paseo, que obligaban a los autobuses a dirigirse del Centro a El Antiguo por el paseo de Miraconcha. Ahora, los autobuses podrán circular los días festivos por el único carril de La Concha pero los peatones no podrán tomar la calzada.

La reducción de la calzada útil del paseo de La Concha durará hasta el próximo verano, según los planes anunciados por el Ayuntamiento, que ha hecho coincidir cuatro grandes obras pendientes para hacerlas a la vez y minimizar los efectos que, de cualquier modo, tendrá esta intervención. El cambio de barandilla y del muro de costa, la modernización del bidegorri, la reforma para cambiar el sentido de circulación de las calles San Martín y Zubieta y la inserción de canalizaciones de Aguas del Añarbe son las actuaciones que coincidirán durante nueve meses en el entorno.

Los responsables de Movilidad del Ayuntamiento no ocultan que esta actuación forma parte de la futura ordenación viaria de la ciudad, una vez esté en marcha la pasante del Topo en 2025. Por ello, según cómo funcione el tráfico en esta temporada de otoño e invierno, no se descarta que el veto a los coches privados se mantenga en el futuro.

De hecho, el Consistorio prevé crear una zona de bajas emisiones en el centro de la ciudad, para el que presentará una solicitud de ayudas económicas de los fondos Next Generation de la Unión Europea, lo que implica la expulsión de los vehículos contaminantes en determinadas zonas del centro de la ciudad y, por el momento, la inmensa mayoría de los coches privados lo son.

Una de las obras previstas en el periodo de nueve meses que dio comienzo ayer consiste en reurbanizar las calles para que San Martín y Zubieta cambien su actual sentido de la circulación, de modo que se pueda llevar a cabo la peatonalización del entorno de la plaza del Buen Pastor. Para ello habrá que crear un cruce de carriles junto a la plaza Zubieta.

El cambio de sentido de los dos ejes principales Este-Oeste implicará que también se invierta la circulación en las calles Arrasate, Triunfo y Blas de Lezo. En todas se modificarán los bordillos, los pavimentos y los sumideros.

noticias de noticiasdegipuzkoa