Decenas de personas piden poder bañarse en el muelle

Reúnen 1.500 firmas para reclamar una reunión con la Dirección de Puertos

11.09.2020 | 02:17
Un momento de la concentración celebrada ayer en el muelle.

Donostia – Convocadas por la plataforma Kaia Bizirik, decenas de personas, muchas de ellas niños y niñas, se concentraron ayer en la rampa del muelle donostiarra para reivindicar que no se prohíba bañarse en el muelle y que el lugar sea también espacio de juego y recreo infantil, al igual que la pasarela del Náutico.

Tras la concentración, la plataforma emitió un comunicado en el que señaló que hace un mes solicitó una "reunión urgente" a la Dirección de Puertos y Asuntos Marítimos del Gobierno Vasco con el fin de "garantizar una solución satisfactoria". No obstante, hasta el momento, no han recibido respuesta por lo que, en los últimos tiempos, han reunido 1.500 firmas para apoyar su solicitud de reunión de modo que se pueda abordar la reclamación de bañarse en el muelle, una costumbre que siempre se ha producido en el puerto donostiarra. Así lo atestigua el cuadro Perrita al agua de Ignacio Ugarte, de 1888, en el que se ve cómo los chavales del muelle juegan a recoger las monedas que lanzan los paseantes en el muelle. Sin embargo, en la actualidad las leyes prohíben bañarse en todos los puertos por el peligro que supone para las personas la convivencia con las embarcaciones que maniobran entre las dársenas.

La rampa, desde donde se deslizan las embarcaciones hasta el agua, también se ha utilizado en numerosas ocasiones como pequeña playa entre los vecinos del muelle e inmediaciones.

La plataforma Kaia Bizirik aseguró ayer que las actividades de ocio son "usos que han llegado vivos hasta nuestros días pero que el Ayuntamiento de Donostia y el Gobierno Vasco han prohibido este verano sin dar ninguna explicación". "Deseamos que el COVID no sea una excusa para impedir el derecho de la ciudadanía al disfrute compartido de esos espacios", señalaron en su comunicado.

El pasado mes de julio, la Dirección de Puertos y Asuntos Marítimos del Gobierno Vasco limitó el acceso a la rampa y la reservó en exclusiva para los servicios portuarios, emergencias y usuarios de embarcaciones que tienen que acceder al agua. Señaló que se habían registrado aglomeraciones de personas ocupando por completo la rampa y que se había producido algún desencuentro con usuarios de embarcaciones.