bertan

Hasta 750 personas podrán acceder al muelle durante el cierre por las regatas

Clientes de restaurantes, tiendas y Aquarium, así como paseantes, podrán pasar si no exceden el máximo autorizado

01.09.2020 | 00:23
El muelle, el pasado mes de abril, sin gente durante el confinamiento.

donostia – El cierre a cal y canto de todo el entorno con vistas al campo de regatas de La Concha, decidido por el Ayuntamiento para evitar aglomeraciones durante las próximas jornadas de remo, tendrá una excepción. La zona acotada del muelle permitirá el paso de los vecinos, usuarios de embarcaciones y trabajadores de la zona. Además, se autorizará la presencia de un máximo de 750 personas en la zona de restaurantes y museos del muelle con el fin de que estos negocios, así como las tiendas de souvernirs y helados, no sufran una merma añadida en sus economías con motivo de las regatas, una fiesta tradicionalmente multitudinaria.

La decisión fue adoptada por Donostiako Festak tras las quejas de algunos negocios de la zona del puerto, que se mostraron contrarios a que el cierre del espacio para evitar la presencia de seguidores de las traineras en la zona de Kai Arriba implicase que las personas tampoco pudieran acceder a tiendas, restaurantes y Aquarium.

El cierre de todo el entorno de Donostia desde el que habitualmente se siguen las regatas, desde Urgull hasta la barandilla de La Concha o la isla, se producirá mañana por primera vez, con motivo de la prueba clasificatoria femenina, que dará comienzo a las 17.30 horas. Sin embargo, el cierre de todo el perímetro en torno a la bahía comenzará las 11.00 horas y finalizará una vez acabada la prueba deportiva. En este tiempo, personal de Donostiako Festak controlará el acceso al muelle y gracias a unos contadores de personas dejará pasar a quienes se dirijan a los negocios de hostelería, comercios y Aquarium o a quienes solo quieran pasear por la zona, siempre y cuando el recinto acotado no supere las 750 personas.

Lo mismo sucederá el jueves durante la clasificatoria masculina de la regata de La Concha.

Los domingos 6 y 13 de septiembre, cuando se celebrará la primera y segunda jornada de la Bandera de La Concha, los cierres de la zona acotada comenzarán antes de las 10.00, cuando arrancan las regatas femeninas. Tras las masculinas, que comenzarán a las 11.00 horas, quedará abierto el muelle, hacia el mediodía.

Donostiako Festak ha denominado "aforo fluctuante" a este máximo de personas autorizadas en el muelle, aunque no para presenciar la regata que, de cualquier modo, no se aprecia desde la zona, aunque sí la salida y llegada de las traineras. Además, ha denominado "zona dinámica" las inmediaciones de la infraestructura desde la que se controlará el acceso a las personas acreditadas. En este entorno, las personas no podrán permanecer quietas para ver la regata.

"El día de regatas miles de guipuzcoanos y personas venidas de otros territorios tienen a Donostia como su ciudad, algo de lo que estamos muy orgullosos, y que esperamos pueda volver a recuperarse pronto. Pero este año no va a poder ser", dijo en la presentación del acto la semana pasada la concejala Nekane Arzallus. Asimismo, animó a todos los aficionados a que sigan la prueba deportiva por la televisión, como mejor fórmula para disfrutar del acontecimiento sin riesgo para la salud colectiva. Asimismo, la responsable municipal animó a que los aficionados contribuyan a generar un buen ambiente comunitario en las redes sociales subiendo vídeos o fotos con los hashtag#KontxaEtxetik - #LaConchadesdeCasa.

Las posibles aglomeraciones en la Parte Vieja serán controladas por Guardia Municipal y Ertzaintza, según los planes municipales.

La clausura del espacio tendrá lugar mañana y pasado, desde las 11.00, y los domingos 6 y 13, desde antes de las 10.00 horas