Recordar para no olvidar

10.05.2020 | 01:18
Exterior de la Ikastola Claret-Mariaren Bihotza.

Decir Mariaren Bihotza-Corazón de María era decir mucho en el barrio de Gros como complejo religioso-educativo. Cien años, muchos recuerdos. Los actos conmemorativos se celebrarán cuando la situación sanitaria lo permita

E l 12 de mayo del año 1920 comenzaba la presencia de los Misioneros Claretianos en Donostia-San Sebastián para hacerse cargo de las Escuelas Vascas de Nuestra Señora del Coro/Koru'ko Andre Mariaren Ikastetxea, ubicadas en la calle Zubigain o Campanario, nº 2, junto a la parroquia Santa María, con una misión específica: ofrecer en euskera la Primera Enseñanza completa y la formación en la Doctrina e Historia Sagrada. ¡Cómo no recordar al P. José Zabala-Arana, pionero en elaborar los primeros textos euskéricos para la enseñanza de las matemáticas, geografía y doctrina cristiana, así como la Gramática Vasca (1930)!

Cumplida su misión en la calle Campanario, en el año 1924 la Comunidad dio un salto hacia su ubicación definitiva, al otro extremo de la ciudad, al barrio de Ategorrieta. Primero a la villa Carmen Enea, donada por doña Carmen Elósegi. Cerca, en el barrio de Gros, se alquiló una planta baja, en la calle S. Francisco nº 40 (hoy 53), donde el 1 de octubre de 1924 comenzaron a impartir clases a 85 alumnos. Desde ahí las siguientes fechas: el 30 de agosto de 1925, comenzaban las obras de la definitiva Casa Colegio, con la ayuda económica de doña Francisca Ajuria y el buen hacer del arquitecto D. Ramón Cortázar; el 27 de setiembre de 1927, la comunidad se trasladó a su definitiva casa; en octubre comenzaron las tareas escolares en el nuevo edificio (hoy avenida de Navarra, 1) y en setiembre de 1929 se inauguraba el Santuario del Corazón de María, Mariaren Bihotza, convertido en parroquia en 1961.

En el Santuario-Colegio la comunidad claretiana ha ido desarrollando su acción educativa y ministerial al ritmo y en sintonía con aquellos tiempos: Catequesis, Asociación de Infantes del Corazón de María (1930), Archicofradía del Corazón de María (1930), Visita Domiciliaria y Jueves Eucarísticos (1931), Asociación de Antiguos Alumnos (1936). La guerra civil de 1936 impuso un breve paréntesis: en el mes de julio la comunidad tuvo que desalojar la casa-colegio y dispersarse entre amigos y familiares. El patio del colegio se convirtió en cocina para 600 milicianos; en setiembre retorna la comunidad a su casa. No felizmente, porque en octubre era detenido el P. José Otano y, sin juicio previo, fusilado por las tropas que habían liberado la ciudad.

La vida apostólica de la comunidad siguió adelante: en 1942 se instalaba el cine sonoro para los alumnos y el barrio; en 1950, con motivo de la canonización de San Antonio María Claret (Fundador de los Misioneros Claretianos), el ayuntamiento inauguró la Plaza P. Claret, con placa y busto; se crea el grupo de baile vasco Bioztun; se inaugura el ropero parroquial, convertido luego en Escuela Laboral; en 1951 se hizo cargo del coro parroquial Corazón de María el P. Antxon Sierra hasta su fallecimiento en el año 2003 y actualmente como coral Mariaren Bihotza Abesbatza; en 1955 se implanta el Bachillerato; surge el grupo de teatro Biozkarbi; se abre la Euskal Eskola –clases de Euskera-. Y ya en 1970, en los locales parroquiales, comienza a funcionar la ikastola Mariaren Bihotza, preludio de la trasformación del colegio en Mariaren Bihotza Ikastola (1974-75). Una forma de enlazar con aquella primera intención apostólica de la enseñanza en euskera. Pero, al acabar el curso 2018-2019, la Ikastola ha cerrado sus puertas por falta de alumnado. Como dijo uno de Gros: "Una auténtica y dolorosa pérdida, una gran pena".

Sería largo sintetizar la noticia de la presencia claretiana en las décadas de los 80, 90 o en el siglo XXI. Al ritmo de los nuevos tiempos. Fiel a la evangelización inculturada en esta Iglesia Local y en este pueblo. Nuevos retos, nuevas perspectivas dentro de la Unidad Pastoral de Gros, colaborando en la parroquia San Ignacio y gestionando la de San Pío X. Un ayer, un después y un ahora. Motivados por el espíritu de Claret quien estuvo en Donostia (1866 y 1868) poco antes de morir en 1870. Decir Mariaren Bihotza-Corazón de María era decir mucho en el barrio de Gros como complejo religioso-educativo. Cien años, muchos recuerdos. Los actos conmemorativos previstos se celebrarán cuando las orientaciones y criterios de salud sanitaria así lo permitan.

Superior de la comunidad claretiana en Donostia