Toda Donostia será zona 30 para hacer frente a la emergencia climática

El Gobierno municipal aprobará el martes una declaración política que revisa los objetivos del Plan Klima DSS 2050

13.03.2020 | 01:10
Señales que indican que se entra en una zona 30, en Benta Berri.

donostia – El Gobierno municipal aprobará el martes la declaración de emergencia climática que, además de mostrar un compromiso político, incluye una serie de objetivos y medidas concretas a corto y medio plazo para contribuir a reducir las emisiones. Se trata de revisar, reforzar y aumentar el presupuesto de propuestas previstas en el Plan Klima DSS 2050 aprobado en 2018 y se incorporan, además, algunas actuaciones nuevas en distintos ámbitos. Entre ellas, estaría la ampliación de las denominadas zonas 30 a toda la ciudad.

El concejal de Ecología, Enrique Ramos, explicó ayer que la limitación de la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora se aplicará en todas las calles de la ciudad, con excepción únicamente de los principales viales de entrada y salida de Donostia. En todo caso, llegará a más del 90% de las calles y, aunque no han establecido una fecha concreta para implantarlo, Ramos afirmó que es un objetivo planteado para esta legislatura.

La extensión de zonas 30 irá acompañada de la implantación también de una zona de bajas emisiones con restricciones al tráfico, que el Ayuntamiento espera poder poner en marcha en 2021. Son dos de las medidas incluidas en el documento referentes al ámbito de la movilidad, que también incluye otras como la intensificación de la estrategia Donostia camina, para fomentar los desplazamientos a pie.

La declaración de emergencia climática también llega a otros ámbitos y propondrá medidas y actuaciones, por ejemplo, para fomentar la economía circular. También se intentará reducir el uso del plástico en la ciudad, introducir criterios de sostenibilidad en la contratación y, en materia de residuos, se establece como objetivo alcanzar el 64% de recogida selectiva para 2025 (en la actualidad apenas supera el 40%).

Ramos adelantó, asimismo, otra serie de medidas, como programas específicos para fomentar el autoconsumo, más ayudas para mejorar la eficiencia energética, destinar partidas para energías renovables y distintas actividades en materia de sensibilización y concienciación. También está previsto que la modificación del Plan General tenga en cuenta criterios medioambientales y se buscarán herramientas de medición más rápidas para poder evaluar los cambios.

"Algunas medidas tienen fechas concretas y otras no", declaró Ramos, que añadió que además de esas propuestas concretas el objetivo de la declaración es también servir como llamada de atención . El concejal añadió que se han incorporado al texto las aportaciones de distintos grupos municipales y de diversos agentes.

declaración La declaración de emergencia climática en sí se hace eco de los últimos informes que alertan de una aceleración sin precedentes en el calentamiento climático y se suma al llamamiento planetario para acelerar los planes de reducción de emisiones, con medidas "mucho mayores y mucho más rápidas".

"El Ayuntamiento y la ciudad no pueden permanecer al margen", afirma. "Conscientes de nuestra responsabilidad y nuestra posición privilegiada, nos hacemos eco del llamamiento científico y nos comprometemos a acelerar la puesta en marcha de medidas destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro territorio", continúa el texto. Con esa intención se han revisado los objetivos y actuaciones del Plan Klima DSS 2050 y se incrementarán los recursos económicos.

La declaración hace también un llamamiento a la ciudadanía y pide su implicación "para transformar hábitos en movilidad, en generación de residuos y en consumo de electricidad y gas". Declarar la emergencia climática implica "asumir el cumplimiento de compromisos políticos reales y vinculantes, mucho más ambiciosos que los actuales, con la consiguiente asignación de recursos para hacer frente a esta crisis". Consideran que las actuaciones previstas son una hoja de ruta vinculante "capaz de garantizar las reducciones de gases de efecto invernadero anuales necesarias, abandonar los combustibles fósiles, apostar por una energía 100% renovable y reducir a cero las emisiones netas de carbono lo antes posible, de manera urgente y prioritaria".

"Un estado de emergencia implica redirigir los recursos disponibles de nuestro Ayuntamiento y nuestra ciudad para afrontar la crisis climática con los problemas asociados que conlleva", concluye la declaración que se aprobará el próximo martes.

declaración

Contenido. "Un estado de emergencia implica redirigir los recursos disponibles de nuestro Ayuntamiento y nuestra ciudad para afrontar la crisis climática con los problemas asociados que conlleva", dice la declaración que se aprobará el martes, con la que el Gobierno municipal se compromete a "asumir el cumplimiento de compromisos políticos reales y vinculantes, mucho más ambiciosos que los actuales".

Movilidad. En materia de movilidad, se plantea extender las zonas 30 a toda la ciudad, crear una zona de bajas emisiones con restricciones al tráfico y fomentar la estrategia Donostia camina, entre otros.

Residuos. El objetivo es alcanzar el 64% de la recogida selectiva en 2025, aunque ahora apenas se supera el 40%. También habrá actuaciones para reducir el plástico y fomentar la economía circular.

Energía. Se fomentarán las energías renovables y aumentarán las ayudas a la eficiencia energética, entre otras actuaciones.

Sensibilización. El Ayuntamiento aumentará también las actuaciones de sensibilización y concienciación.

En materia de residuos se plantea como objetivo llegar al 64% de recogida selectiva para 2025, aunque ahora apenas se supera el 40%