El Ayuntamiento de Bergara incluye en su hoja de ruta el proyecto cultural para Arrizuriaga

El Consistorio bergarés destina dos partidas del presupuesto a estabilizar el edificio y definir su uso de forma participativa

13.02.2021 | 00:41
El palacio de Arrizuriaga, rodeado de un jardín que permanece cerrado por motivos de seguridad.

bergara – El palacio de Arrizuriaga ha saltado al primer plano de la agenda municipal, después de que los presupuestos de 2021 hayan reservado una partida de 350.000 euros dirigida a dar los primeros pasos para la recuperación de este señorial edificio, así como del parque que lo rodea. En concreto, 300.000 euros se emplearán en la ejecución de las obras para estabilizar el palacete que en la actualidad presenta importantes deterioros estructurales que aconsejan mantener cerrado su perímetro y la zona ajardinada. "El acceso a Arrizuriaga no está permitido por motivos de seguridad. El planteamiento que se ha hecho es el de consolidar el inmueble para poder abrir de nuevo el parque al público", respondió el alcalde, Gorka Artola, a una de las preguntas de los asistentes a la presentación del plan de legislatura Bergara izan, bizi, ekin, que tuvo lugar el jueves.

Respecto al futuro uso de Arrizuriaga, se apuesta por convertir el edificio en un equipamiento cultural al que se le dará forma con las aportaciones de "los agentes locales". Se tendrán que decidir cuestiones como el tipo de infraestructura que se pondrá en marcha y los colectivos que se alojarán en ella. Para redactar el proyecto e impulsar este proceso los presupuestos reservan 50.000 euros (a propuesta del PNV) y, además, el citado plan de legislatura, que recoge acciones a medio-largo plazo, también se hace eco de esta iniciativa con el compromiso del equipo de Gobierno bajo el enunciado: Llevar a cabo el proyecto cultural para Arrizuriaga. Este propósito se tendrá que ver reflejado en el capítulo inversor de los próximos ejercicios presupuestarios.

codiciado edificio Ambicionado por muchos y objeto de diversos proyectos malogrados, al palacio de Arrizuriaga parece que le ha llegado la hora de mover ficha. Desde que en 2001 el Consistorio recuperara su propiedad, con el traslado de la comisaría de la Ertzaintza a su actual ubicación, se han defendido diferentes usos para este privilegiado enclave.

Así, en 2006 el Ayuntamiento adjudicó la redacción de un proyecto para emplazar en el inmueble la biblioteca municipal. Seis años más tarde, se redactó el trabajo para adaptar el palacio a la sede de la UNED tras una permuta con el Real Seminario, que generó una gran confrontación política y que, finalmente, se quedó en una operación frustrada.

En la última campaña electoral, asimismo, EH Bildu y PNV esbozaron diversas iniciativas para el palacete, sin olvidar que en el concurso de ideas para el municipio promovido en la anterior legislatura, media docena de las propuestas presentadas (algunas ganadoras) se centraban en adecuar el jardín y el inmueble para usos culturales y de ocio. Por otro lado, varias entidades culturales de gran tamaño han visto en el palacio una solución para la sede de sus actividades.

Arrizuriaga dejo de ocuparse en 2012 como consecuencia de su delicado estado. Desde hace alrededor de un año, además, el acceso a su jardín histórico no está permitido, después de que el fuerte vendaval arrancara algunos elementos de su cubierta. Se encargó, entonces, un estudio para conocer las condiciones en las que se encuentra el edificio y ver el alcance de su conservación.

Este ha sido, a grandes rasgos, el recorrido de un inmueble que ya mira a su transformación en un servicio cultural. Habrá que ver hasta dónde se afrontará su rehabilitación y la inversión que supondrá.