Deba cierra el verano con un 78,8% menos de visitantes

El Consistorio valora de forma "positiva" la temporada, marcada por el COVID-19

19.09.2020 | 00:23
Un grupo de jóvenes saltando a la ría de Deba, este verano. Foto: N.G.

deba – Finalizada la temporada estival, el Consistorio de Deba ha realizado una valoración "positiva" de la campaña veraniega, al considerar que "la situación generada por el COVID-19 hacía prever que la temporada estival sería también excepcional... y las previsiones realizadas se han cumplido en gran medida".

Según los gestores locales "la valoración es positiva por la buena disposición de la ciudadanía y el cumplimiento de las pautas dadas en general. Y porque las personas que han trabajado en diferentes áreas han seguido los protocolos previstos y han cumplido de forma adecuada su trabajo".

En cualquier caso, la Oficina de Turismo registró entre los meses de julio y agosto a 3.356 visitantes, lo que supone un descenso del 78,8% respecto a los 11.388 visitantes que atendió en los mismos meses de 2019.

El Ayuntamiento reconoce que "el Turismo ha sido uno de los sectores más afectados por la pandemia". Aún así, afirma que "según los contactos realizados con los agentes del sector, los que han abierto han tenido buenos resultados, con una alta ocupación en la mayoría de los alojamientos, con reservas de última hora pero también con estancias más largas".

En cuanto a la seguridad, el Consistorio considera que la temporada "ha transcurrido mejor de lo previsto" ya que, "salvo contadas excepciones, la gente ha respetado las instrucciones dadas por las autoridades sanitarias". Y eso, a pesar de que "a principios de verano, algún día se ha reunido algún grupo de personas en la calle para beber, poner música y hacer fiesta".

Respecto a los arenales, el equipo de gobierno municipal se muestra "satisfecho con el trabajo realizado teniendo en cuenta los recursos del Ayuntamiento". Según resumen, "la playa solo se tuvo que cerrar los días 17 de julio y 12 de septiembre por superar el aforo; los servicios de socorrismo realizaron más rescates que en años anteriores en Lapari debido a la mar viva; durante los días 18 y 19 de agosto se tuvo que prohibir el baño por la mala calidad del agua y, aunque no se han producido aglomeraciones en la playa, sí ha habido problemas en el transporte público debido al gran número de personas que se ha desplazado a nuestros arenales".