Roberto Altzerreka y Nerea Gorostiza, COORDINADORES DEL PROYECTO MAGNET-ERAKARRI EN EL IMH Y LA HERRI ESKOLA DE ELGOIBAR

"Este proyecto es una buena oportunidad para convertir a la Herri Eskola de Elgoibar en un centro de referencia"

La Herri Eskola de Elgoibar es el único centro de Gipuzkoa elegido por el departamento de Educación del Gobierno Vasco para desarrollar 'Magnet Erakarri'; un proyecto piloto que la escuela pública va a materializar con el IMH como compañero de viaje

28.01.2020 | 11:23
Roberto Altzerreka y Nerea Gorostiza.

ELGOIBAR – Nacido en la década de los pasado años 70 en América con el principal objetivo de implementar metodologías innovadoras en centros educativos, el proyecto Magnet empezó a implantarse hace algo más de un lustro en Catalunya. Ahora ha recalado en Euskadi de la mano del departamento de Educación del Gobierno Vasco, que ha seleccionado cuatro centros para desarrollarlo a modo de experiencia piloto. Son los alaveses Angel Ganivet y Barrutia Herri Ikastetxea, la vizcaína Basurto Eskola y la guipuzcoana Elgoibarko Herri Eskola. Esta última ha elegido al Instituto de la Máquina-Herramienta (IMH) como institución de referencia para materializar conjuntamente un proyecto que afrontan "con mucha ilusión" y como "un reto y una oportunidad", explican Nerea Gorostiza y Roberto Altzerreka, las personas que van a coordinar la iniciativa MagnetErakarri en la Herri Eskola y en el IMH de Elgoibar, respectivamente.

¿Qué es 'Magnet-Erakarri' y cómo recala en la Herri Eskola?
–Nerea Gorostiza: Magnet-Erakarri es un proyecto educativo potente basado en metodologías innovadoras que debe desarrollarse de la mano de una institución de excelencia del pueblo o del entorno. A finales del pasado curso nos surgió la oportunidad de embarcarnos en este proyecto junto a otros tres centros de Euskadi y desde el primer momento tuvimos claro que queríamos que fuera el IMH nuestro compañero de viaje.

¿Por qué se decantaron por el Instituto de la Máquina-Herramienta para desarrollar este proyecto?
– N.G.: Porque el proyecto educativo de nuestra escuela ya se basa en metodologías innovadoras, trabajamos por proyectos, y sabíamos que la metodología con la que trabaja el IMH, por retos, era similar a la nuestra. En ambos centros damos relevancia a los aspectos metodológicos que fomentan en nuestro alumnado la autonomía, la iniciativa y el pensamiento crítico y creativo, competencias fundamentales para el desempeño de futuro del alumnado y de la sociedad en general.

–Roberto Altzerreka: Cuando desde la Herri Eskola nos propusieron acompañarles en este proyecto tuvimos claro que era una gran oportunidad para fomentar la afición por lasmaterias tecnológico-científicas entre el alumnado de base y no dudamos en aceptar la propuesta porque también nos sirve para hacer cantera.

¿Qué le aportará el IMH a la Herri Eskola?
–N.G.: La formación que ofrece el IMH está muy relacionada con la tradición histórica de Elgoibar y por eso nos parece la mejor opción para que todo nuestro alumnado pueda recibir conocimientos básicos y familiarizarse con materias como la robótica, la programación o el montaje, aspectos poco desarrollados en el curriculum tradicional. Todo ello, para que puedan desarrollar capacidades vinculadas a ese mundo y en un futuro puedan elegir si se decantan por seguir con unos estudios de componente tecnológico y científico.

Y la Herri Eskola, ¿qué le aportará al IMH?
–R.A.: Ahora se habla mucho de las vocaciones tecnológicas y a cortomedio plazo en nuestro entorno va a haber una gran demanda de profesionales de ese perfil. Sin embargo, las vocaciones estudiantiles no van por ahí y a nosotros nos interesa hacer cantera. Tenemos un tejido industrial muy potente, sobre todo en el sector de la MáquinaHerramienta, y los futuros profesionales de esas empresas vienen fundamentalmente de las escuelas del entorno. Por eso, creemos que el hecho de que el alumnado de la zona adquiera unas nociones básicas en materias como el dibujo, las matemáticas o la física facilita que luego haya más gente que se acerque a la oferta formativa del IMH.

El proyecto 'Magnet-Erakarri' tiene una duración de tres años pero... ¿está dirigido de alguna manera desde el departamento de Educación del Gobierno Vasco?
–N.G.: Es cierto que hay una guía establecida pero tenemos mucho margen de maniobra y las dos entidades implicadas tenemos la capacidad de pensar y decidir qué hacer y como ir avanzando en el proyecto.

¿Por dónde han empezado?
–N.G.: Los primeros pasos han sido para conocernos las dos instituciones. Por eso hemos realizado visitas a los centros y reuniones de sensibilización y conocimiento mutuo. Además, en la Herri Eskola hemos analizado nuestras fortalezas y debilidades y a partir de ahí hemos establecido unos objetivos para estos tres años. Ahora toca decidir qué vamos a trabajar con el conjunto del alumnado, ya que este proyecto abarca a todas las niñas y los niños del centro, desde los 2 hasta los 12 años.

–R.A.: Este primer año es clave para dar a conocer el proyecto entre los escolares. De hecho, ya hay una serie de actividades identificadas dentro de una programación genérica.

¿Cómo son esas actividades para dar a conocer el proyecto al alumnado?
–N.G.: No puedo adelantar mucho pero hemos preparado un juego de pistas relacionado con la historia de Elgoibar y de la Máquina-Herramienta para dar a conocer el proyecto entre el conjunto de escolares. Al final de esas pistas se encontrarán el primer reto que deberán cumplir entre todos y todas.

Vamos, que a través de 'Magnet-Erakarri' la Herri Eskola busca fomentar la afición por las vocaciones científico-tecnológicas entre su alumnado caminando de la mano de un centro de referencia como el IMH.
–N.G.: Así es, pero para la Herri Eskola este proyecto también es importante de cara a fortalecer nuestra identidad y nuestra imagen. Trabajando la tecnología mediante una metodología innovadora queremos que la escuela se convierta en un centro de referencia en nuestro entorno.

noticias de noticiasdegipuzkoa