Irun prepara una nueva etapa en su movilidad

03.12.2020 | 01:47
La ampliación de la vía ciclista de la avenida Letxumborro, una de las últimas actuaciones del Ayuntamiento.

El Consistorio encarga la redacción del plan de movilidad urbana sostenible en el que se basará su acción hasta 2025

irun continúa dando pasos hacia un futuro más verde en materia de movilidad con el encargo por parte del Ayuntamiento de la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que regirá las políticas en dicha materia entre 2021 y 2025.

El nuevo plan dará relevo al actual, que lleva vigente casi diez años, actualizando la filosofía en materia de movilidad de la políticas públicas con objetivos que no estaban tan en el punto de mira de la administración local hace una década, como la perspectiva de género o un transporte de cero emisiones más seguro y saludable.

Es por ello que, como explicaron desde el área de Urbanismo, el nuevo enfoque pondrá a los peatones en el centro de las políticas de movilidad, siendo los viandantes los protagonistas del modelo de ciudad con aceras cómodas y agradables, y reforzará también la red de vías ciclistas. En cambio, el plan buscará moderar el tráfico con el fin de reducir el uso indiscriminado de los vehículos privados y promover el uso de un transporte urbano que, preferiblemente, use combustibles alternativos.

Desde el área de Desarrollo Sostenible pusieron la redacción de este plan como ejemplo de compromiso por parte del Consistorio con la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y en concreto con la búsqueda de estilos de vida saludables con calidad del entorno urbano, pues las ciudades realizan entre el 60% y el 80% del consumo energético y emiten el 75% de los gases de efecto invernadero en Euskadi.

De cara a la consecución de estos objetivos, el nuevo PMUS de Irun deberá plantear las diferentes etapas y fases en las que se tendrán que desarrollar tareas y trabajos concretos y su orden de prioridad. Además, tendrá que plantear las medidas correctoras pertinentes para las deficiencias detectadas en la movilidad irundarra, y realizar propuestas para el fomento del transporte responsable y sostenible. Con un presupuesto de unos 120.000 euros, la redacción del plan tiene un plazo de ejecución de seis meses.