Un alivio para el Bidasoa

25.03.2020 | 01:51
Contenedores de residuos de Servicios de Txingudi en Puiana.

Servicios de Txingudi suspende el cobro de los recibos de agua y residuos correspondientes a febrero y marzo

Los bidasotarras están de enhorabuena. Servicios de Txingudi ha acordado recientemente una medida que permitirá aliviar la presión en las economías familiares y en el tejido empresarial de la comarca: la suspensión inicial del cobro de los recibos de agua y residuos correspondientes a los consumos del mes de febrero, que se iban a realizar el día 1 de abril, y la facturación del mes de marzo.

La iniciativa tiene por objetivo paliar las consecuencias que la crisis sanitaria del coronavirus pueda provocar en la economía local, en especial a las familias vulnerables y a las actividades comerciales y de hostelería y fue acordada durante la reunión telemática que mantuvieron durante la mañana del pasado lunes la gerente de Servicios de Txingudi. Leire Zubitur, el presidente de la entidad y alcalde de Irun, José Antonio Santano, y el vicepresidente y alcalde de Hondarribia, Txomin Sagarzazu.

Así, en la Mancomunidad han abierto un periodo de análisis y reflexión para adoptar medidas definitivas sobre el cobro de dichas facturas aplazadas, para lo que se estima que se requerirá la modificación de las ordenanzas fiscales en la próxima Asamblea de la entidad, que se prevé celebrar la segunda quincena de abril, y que estará sujeto a mayorías y a un procedimiento de tramitación desde que se adopte el acuerdo definitivo.

En ese sentido, el cobro del recibo de los consumos de febrero y la factura del mes de marzo se quedarán en suspenso hasta que la Asamblea de la Mancomunidad adopte una decisión definitiva al respecto.

Polideportivos Asimismo, la empresa Bidasoa 21, gestora de las instalaciones polideportivas de Artaleku y Azken Portu, ha propuesto al Ayuntamiento de Irun una serie de medidas de inmediata aplicación para los más de 11.400 usuarios de los dos polideportivos irundarras.

Las medidas adoptadas por los polideportivos consisten en la devolución de la parte proporcional de abonos y cursos por los días cerrados en el actual trimestre, el aplazamiento de la emisión de los recibos de abonos y cursos hasta que se reabran las instalaciones y, una vez reabran, el cobro de la parte proporcional de los días en que la instalación permanezca abierta durante ese trimestre.