Donostia y Pasaia acuerdan reforzar la seguridad en la zona de Antxo

04.02.2020 | 15:30

Donostia. Los alcaldes de Donostia y Pasaia, Eneko Goia e Izaskun Gómez, han acordado reforzar la vigilancia en Antxo y en las calles donostiarras que limitan con el distrito para reforzar la seguridad y actuar contra la delincuencia.

Entre las medidas concretas que se pondrán en marcha figura el refuerzo de la vigilancia policial en toda la zona, para lo que se establecerán mecanismos de coordinación entre las policías municipales con el objetivo de lograr una "planificación más eficaz de las vigilancias y las patrullas", ha informado el Ayuntamiento de Pasaia en un comunicado.

Además, se "mejorará la iluminación" para evitar zonas oscuras que favorezcan la ocultación y la inseguridad de los vecinos.

En la reunión, la alcaldesa de Pasaia ha pedido a Goia su "compromiso" ante unos hechos delictivos que, "en muchas ocasiones", se cometen o "tienen su origen" en el término municipal de San Sebastián.

La misma fuente ha asegurado que ambos representantes institucionales han coincidido en la necesidad de "mejorar las condiciones de seguridad con medidas concretas para prevenir y frenar la comisión de delitos".

Por otra parte, Izaskun Gómez se ha reunido también este martes con los departamentos relacionados con la seguridad con el fin de coordinar la puesta en marcha del plan que presentó el pasado viernes a la Junta de Portavoces del Ayuntamiento.

En la sesión de trabajo han tomado parte técnicos y concejales con el propósito de aplicar todas las medidas en el menor plazo de tiempo.

Izaskun Gómez ha subrayado que la seguridad en Antxo y en todos los distritos de Pasaia es una "prioridad de su mandato" y ha recordado a la ciudadanía que puede presentar sus propuestas sobre este asunto a través de la dirección de correo electrónico que se ha habilitado.

Las propuestas recibidas durante las dos próximas semanas serán analizadas para confirmar su viabilidad e incorporarlas al plan de seguridad de Pasaia, que contempla también la colocación de cámaras de vídeo en puntos "sensibles" y el refuerzo de la vigilancia policial en coordinación con la Ertzaintza.