"No es momento de subir impuestos sino de impulsar la reactivación"

30.05.2021 | 00:04

donostia– La suspensión de las reglas fiscales que fijan los objetivos de déficit y deuda públicos ha dado un respiro a las administraciones. Pero esa barra libre es temporal y Euskadi tiene que rediseñar su modelo tributario para cuando Europa vuelva a apretar el corsé. Mientras, Azpiazu descarta tocar los impuestos.

¿Se está trasladando la mejoría de la economía a la recaudación?

–Sí. El año pasado los meses de marzo y abril fueron muy negativos y además las haciendas aplazaron pagos de los contribuyentes. Es difícil comparar, pero podemos ser optimistas. Podremos seguramente, y decirlo a estas alturas del año tiene su riesgo, cumplir las previsiones de recaudación con holgura y cubrir los presupuestos con facilidad. Hay datos positivos de empleo, de retenciones del trabajo, que aumentan de una manera importante. Son datos que muestran cierta fortaleza.

Incluso se plantean la posibilidad de revisar al alza la previsión de crecimiento del PIB.

–Los indicadores reflejan que la economía empieza a funcionar, que marcha mejor. Hay que esperar para confirmar esto. Esperemos que siga la vacunación al ritmo actual y que no haya pasos atrás en la pandemia. Si todo esto se cumple la economía funcionará bien. Lo de revisar el crecimiento económico, veremos. Tenemos una previsión del 6,7% para este año, vamos a ver qué ocurre con los datos del PIB del segundo trimestre del año, que se publicarán a mediados de julio. Entonces tendremos un dato importante para hacer una revisión, que haremos de cara a elaborar los presupuestos del año que viene. Si vamos a subir mucho o poco la previsión, no me atrevo a decirlo. Los indicadores apuntan a que la economía va algo mejor de lo que pensábamos que iba a ir a estas alturas del año.

La tendencia es lo importante.

—A veces tenemos la tentación de poner en valor una décima de PIB, que son 70 millones de euros, absolutamente insignificante en el crecimiento económico anual. Y, sí, lo importante son las tendencias que se están produciendo. El crecimiento de este año va a ser fuerte y el año que viene vamos a recuperar ampliamente el nivel de PIB del año 19. El empleo va a crecer en torno al 1,5% anual o incluso algo más. Vamos a bajar sin ninguna duda dentro de un par de años y de una forma importante de la tasa de paro del 10% que el Gobierno se había marcado como objetivo. A ver si efectivamente esta ha sido la última ola y empezamos a poder crecer.

¿Cuando la situación se normalice, habrá que tocar teclas como la reforma fiscal?

–Teníamos el compromiso este año de revisar la normativa fiscal, pero no es momento de subir los impuestos. Si hay que impulsar y reactivar la economía, hay que poner todos los instrumentos de política económica al servicio de la reactivación. Tanto los recursos que puedan venir de Europa como los recursos internos. Es un momento de facilitar la expansión y no poner trabas a la reactivación. Cuando subes impuestos, subas donde subas, supone una ralentización de la actividad económica.

¿Se ha aplazado por tanto el análisis de la última reforma?

–Se está trabajando en eso. Aunque no hay mucha urgencia, en el futuro habrá que pensar qué vamos a hacer en materia tributaria. Es una reflexión que están haciendo todos los países y no vamos a poder evitar. Otra cosa serán las decisiones que se tomarán según los números.

¿Merece la pena esperar y afinar bien lo que se haga para reforzar el cambio de ciclo?

–Dediquémonos ahora a utilizar bien los recursos europeos y a impulsar desde el Gobierno todos los proyectos de inversión que sean necesarios para este país. Pongamos todas estas herramientas en marcha y luego veremos. Cuando Europa además nos diga que tenemos que seguir cumpliendo con el objetivo de déficit y de endeudamiento, tendremos que tener una idea clara de qué hacer con nuestros impuestos para saber qué recursos necesitamos y seguir con nuestras políticas, pero lo haría con cierta calma.


noticias de noticiasdegipuzkoa